La Secretaría de Turismo y Cultura de Entre Ríos realizó el pasado viernes la apertura de sobres para conocer el ganador del Concurso Premio Literario Anual Fray Mocho, Género Poesía Inédita 2017.

La galardonada es una joven escritora de 33 años, profesora de Lengua y Literatura, de Gualeguaychú.

A Pamela María De Battista, bajo el seudónimo “Marielle Villa” para la ocasión, le fue otorgado el primer premio por unanimidad por los miembros del jurado: Natalia Litvinova, Roberto Daniel Malatesta y Mariano Blat, entre 68 obras poéticas.

“Cuaderno para brujas”, transita el mundo de la mujer que lucha. “El título hace referencia a la bruja simbólica, la mujer que es juzgada por cuestionar el patriarcado y se planta con sus propias decisiones, con sus hechos, y sus propios sueños”, indicó la ganadora de la máxima distinción literaria otorgada por la provincia. “El trabajo habla de la mujer que crea y sufre. Las poesías del libro transitan la idea de la mujer desde estos puntos y también desde la maternidad que yo misma vivo, y el ser poeta”, continuó.

Acerca de cómo recibió la noticia la docente de secundaria comentó: “me costó darme cuenta de lo que me estaba pasando. Porque sé de la importancia de este certamen, y sé de los y las grandes poetas que han recibido este premio anteriormente, y es muy difícil para mí sentirme a la altura. De manera que me siento intensa e inmensamente emocionada. He trabajado mucho en el libro que mandé y me resulta sumamente gratificante que ese trabajo haya dado este fruto”.

“No escribí enteramente el libro para este concurso. Ya tenía varias poesías escritas que abordaban la temática. Para el concurso las reuní, trabajé y escribí algunas más. La idea era tener el libro armado y, en el caso de no resultar premiada, publicarlo en algún momento cuando pudiera”, indicó la joven.

Alerta y en marcha

Acerca de si éstas 35 páginas ganadoras están basadas en casos reales, Pamela De Battista expresó que “debo contestar que sí y no a la vez. Digo que sí porque la realidad está ahí palpitando. La lucha feminista, la maternidad, la escritura. En un poema se aborda el tema del acoso hacia una adolescente, es decir, algo que es parte de la realidad de todas. Y digo que no es real porque ahí hay construido un yo poético, que es quien tiene la voz. Y también un mundo ficcional, en muchos de los poemas”.

“La poesía para mí es una labor, un trabajo que disfruto infinitamente. Escribo desde mi niñez, y puedo decir que es y ha sido siempre una búsqueda constante de qué decir, cómo, a quién, para qué. Leo poesía, comparto lecturas, aprendo mucho de la escritura de otros. Para mí es una construcción que no hago sola, sino que comparto con mis poetas amigos y amigas. Y me es significativa en tanto me interpela, me moviliza, en tanto es pueblo”, destacó. “Así quiero que sea mi escritura, e intento trabajarla para lograr eso, que me mantiene alerta y en marcha”, agregó. Finalmente, sobre el o los destinatarios de las poesías, la autora desea “que este libro llegue a quien quiera llegar”.

Gualeguay21