La 19ª edición del Enduro del Verano, donde el piloto local Rafael Rodriguez logró un sexto puesto en la categoría Master, llegó a su fin luego de tres días a pura adrenalina y velocidad que coronaron el trabajo de todo un año de esfuerzo.

Fueron ochocientos diez pilotos que lucharon por la gloria, la propia, la personal. La historia dirá que fue Luis Correa el ganador entre los profesionales de las dos ruedas; el boliviano Daniel Jager Nosiglia, entre los amateur y principiantes; y Javier Altieri el triunfador en los ATV´s.

 

 

 

El sol acompañó en el domingo de Villa Gesell y la fiesta fue completa. Las tres competencias contaron con muy buenos ingredientes y le brindaron a las 60.000 personas que se acercaron un espectáculo a la altura del evento.

Desde lo deportivo la jornada fue diferente. Luego de las intensas lluvias de ayer la pista quedó plana y por consecuencia extremadamente veloz, lo que cambió considerablemente la forma de correr. Esto benefició a los motores más rápidos y por consecuencia perjudicó a los que buscaban los pozos y saltos para hacer la diferencia.

La prueba que juntaba a los mejores pilotos del mundo se disputó en segundo orden y tuvo a los hombres de Kawasaki como los grandes dominadores de la competencia. Fue un trabajo soberbio, tanto el del neuquino Correa como el del debutante con las máquinas verdes, Felipe Ellis, quien se quedó con el segundo lugar luego de dominar gran parte de la prueba.

En la tercera colocación finalizó el gran candidato de la prueba, el francés Adrien Van Beveren, quien con la Yamaha oficial batió a su compatriota Damien Prevot, piloto que en esta ocasión representó de manera oficial a Honda y finalizó en cuarto lugar.

Principiantes: La primera carrera que se disputó fue la de los amateur. La misma tuvo una muy buena calidad y tuvo al piloto boliviano como máximo dominador. Jager Nosiglia con su Honda CRF dominó a lo largo de toda la competencia y aventajó al hombre de Cipolletti, Nahuel Kriger, y al cordobés Daniel Garay.

Quads: A última hora se disputó la gran final de los cuatriciclos y la misma fue un espectáculo único. Los 459 pilotos dejaron todo en la pista y debieron disputarse cada grano de arena para ganar una posición.

La victoria de Altieri no tuvo discusión y el hombre de Pinamar se llevó su segunda victoria consecutiva sobre su ATV Yamaha. Fricia lo corrió toda la prueba sobre el Suzuki, pero nunca estuvo en condiciones de disputarle la supremacía al ganador, al igual que el bahiense Stefano Marinozzi, quien con otro Suzuki se quedó con el tercer escalón del podio.

EDV