El palista entrerriano Daniel Dal Bo dijo que “la idea era ganar” en Guadalajara para estar en Londres, pero destacó la Medalla de Plata y mira hacia el futuro.

“Con la aparición del ente que le cobra un impuesto a los celulares cambió mucho porque es importante el dinero que se recauda", dijo sobre el ENARD.

 

El palista gualeyo Daniel Dal Bó regresó al país luego de haber conseguido la medalla de plata en K1 1000 metros en los Juegos Panamericanos de Guadalajara. El entrerriano confesó que no está muy contento “porque la idea era ganar y estar en los Juegos Olímpicos de Londres” y señaló que se le dio “el peor resultado porque sabía que podía salir primero o segundo, tenía esas dos opciones”. Además remarcó en diálogo con el programa Maldición va a ser un día hermoso, que se emite por 97.1, La Red Paraná, que “ha crecido el apoyo” a los deportistas amateur y eso se vio reflejado en agregó.

Sincero y ambicioso el deportista sabe que con sus 24 años tiene un futuro promisorio y en ese sentido fue claro cuando dijo que su proyección es estar “en un juego olímpico y voy a esperar cuatro años más para ir y buscar un medalla”.

“Con la aparición del ente que le cobra un impuesto a los celulares cambió mucho porque es importante el dinero que se recauda. La Nación nos apoyó, pero es el ENAR de donde salen las mayores partidas. Y bueno en mi caso debo agradecerle a la provincia porque a pesar de los problemas que hay con la federación me sigue apoyando”, contó el deportista.

Dal Bó relató además que “antes tenía que pedir plata siempre al gobierno de la provincia y a Gualeguay para ver si me podían prestar plata y después se la devolvía. Lo mismo pasaba con los entrenadores que no cobraban a tiempo y eso te desgasta porque no tenés la mente puesta en lo que hacés”.

En ese sentido contó que para mejorar tuvo que radicarse en San Fernando donde se encuentra la Selección porque ”estar en mi casa de Gualeguay me llevaría a perder porque no se puede entrenar solo”.

Al mismo tiempo consideró que remar “además de gustarme es mi trabajo y no es un hobby. Si no te lo tomás así es muy difícil que puedas competir a gran nivel”.

Para Dal Bó las mejorías llevarán su tiempo en el deporte argentino y sostuvo que “habrá que dejar pasar un proceso olímpico para tener un mejor resultado”. “La idea es trabajar de acá a ocho años porque van dos años de este nuevo proyecto y ya se vieron buenos resultados porque mejoramos el medallero de los Juego de Río de Janeiro”, soslayó.

Para el palista y de acuerdo a su última experiencia en México, hoy la Argentina “no está tan lejos de las grandes potencias” y dijo que “en poco tiempo vamos a estar cerca y nos van a empezar a mirar de otra manera”. “La verdad es que el deporte argentino está creciendo y en pocos años si todo va bien vamos a estar más arriba”, remarcó.

La mejor experiencia

Más allá de la competencia y la representación de un país, para Daniel Dal Bó estar en un juego Panamericano “no se puede comparar ni con un Sudamericano ni con un Mundial porque cuando vas a este tipo de competencia es solo un deporte. Acá hay una villa olímpica, toda una ciudad está pendiente de lo que hacés, la gente te trata como una estrella, te piden autógrafos y fotos y algunos ni te conocen. Por ahí estás hasta 15 minutos sacándote fotos”.

Un ganador

Dal Bó conquistó la presea de oro en los Juegos Odesur de Medellín, Colombia, 2010. Fue campeón panamericano de la especialidad en Brasil 2008 y plata en México 2010 y cuatro veces campeón sudamericano en K1 1000 (2008, 2009, 2010 y 2011).

Tiempos

Dal Bó finalizó en el segundo lugar con un tiempo de 3’43”038/1000, detrás del cubano Jorge García, quien ganó la competencia con un registro de 3’41”257/1000.

UNO Entre Ríos