Desde la Bolsa de Cereales de Entre Ríos advirtieron que se concretó el 89 por ciento de la intención de siembra en Entre Ríos y la campaña presenta una tendencia hacia la disminución del área con el cereal.

Algunos de los motivos que han originado un cambio en la planificación inicial han sido:
Las demoras ocasionadas por las precipitaciones (fundamentalmente hacia fines de mayo e inicios de junio) y la excesiva humedad en el perfil del suelo que se posicionó en los primeros días de julio;
Los bajos rindes en las sojas de segunda implantadas en fechas tardías que no tuvieron un resultado económico satisfactorio, por lo tanto el productor está evaluando hacia la siembra de soja o maíz de primera.
En relación con años anteriores, se aprecia una diferencia de cuatro puntos porcentuales entre el avance en el ciclo 2017/18 versus el promedio de los últimos 11 años. El sector Oeste es el que presenta menor grado de avance con el 84 por ciento y que en la campaña pasada abarcó el 47 por ciento del área total.
Por otra parte, los colaboradores de la Bolsa mencionan que hasta el momento la densidad de plantas en los primeros lotes implantados es de buena a muy buena.
APF Digital