La Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA) están enviando una nota a sus proveedores donde les hacen saber que sus asociados no aceptarán aumentos de precios de sus productos, o cambios de las condiciones de venta que les signifiquen mayores costos.

Esta decisión que, no resulta sencilla para los retailers nacionales, se fundamenta en el hecho de que, de no proceder de esta forma, no podrían cumplir con la Resolución N° 100 de la Secretaria de Comercio de la Nación, que los obliga a mantener los precios vigentes al 6 de marzo del corriente año.

Por otro lado, los Súper Argentinos destacan que dicha Resolución obliga también a productores, fabricantes y distribuidores a respetar los precios vigentes en la fecha mencionada.

"La responsabilidad de cumplir con lo establecido por las autoridades nacionales debe ser compartida por todos los integrantes de la cadena de abastecimiento, nuestra posición es muy compleja, dado que somos el principal punto de control, tanto por parte de las autoridades, como por parte de nuestros clientes, a pesar de no ser los formadores de los precios", dijeron directivos de ambas entidades.

Gualeguay21