Imprimir


Vecinos con enfermos que deben concurrir a la Guardia del Hospital San Antonio y aguardar ser atendidos se ven obligados a soportar el intenso frío por la falta de vidrio en la puerta de acceso.

Mamás con gurises atacados de la garganta, adultos mayores engripados, o accidentados, deben aguardar ser atendidos en un hall a cuya puerta le falta el vidrio desde hace días.
Los enfermos en el lugar se preguntaron si eso se debía a una falta de presupuesto o a la mera desidia de los directivos del nosocomio.
Gualeguay21