En 2014, por disposición de la Municipalidad de Gualeguay, en las buenas manos de Luis Erro, y con el permiso de la Departamental de Escuelas local, en las buenas manos de Martín Müller, se desmanteló gran parte de la oferta pedagógica del Complejo Educativo, donde funcionaban Uader, Leloir y Artes Visuales, afectando seriamente la capacidad formativa docente de nuestra ciudad.

Hemos concluido los días de Visita ad Limina en Roma. Una experiencia poco frecuente (la última fue hace 10 años con el Papa Benedicto XVI), y por lo mismo con características peculiares en cada ocasión.

Según lo que él mismo sostiene, Luis Erro es una injusta víctima de la política, en manos de políticos malvados y perversos que no hacen más que inventarle cosas sin ningún asidero, solo por envidia, injusta venganza, o mero enojo. Las 50 cosas que le inventaron.

Esa frase sintetiza la estrategia política del populismo kirchnerista, al cual son incondicionales adeptos el Gobernador Gustavo Bordet, su delfín Luis Erro, y todo su séquito de aspirantes a algún cargo en el gobierno. Ayer, en Gualeguay, desnudaron nuevamente este triste atributo.

Jesús Resucitado encargó a los apóstoles ir por todo el mundo, enseñar y bautizar (Mt 28). Durante la Última Cena les había dicho: “Ya no los llamo servidores, los llamo amigos" (Jn 15).

Lejos han quedado aquellas épocas en que el padre presidia la mesa familiar y era sinónimo de orden y autoridad. Lejos quedó aquel ícono rector de la familia. Hoy, aquella figura, apenas una sombra incómoda de lo que fuera, ha sido condenada a un deshonroso destierro.

Algunas situaciones nos incomodan de manera especial. Sobre todo cuando se pone en duda nuestra integridad o la sinceridad de los sentimientos. También podemos enfrentarnos a preguntas indiscretas que pueden generar vergüenza. De otras, en cambio, no nos preocupa desconocer la respuesta, como cuando nos consultan por la ubicación de una calle o la parada de un colectivo.

Uno de los vicios más patéticos del gen argento es el de evadir cualquier responsabilidad sobre la realidad que le toca vivir, vicio que se ve potenciado en la clase política que nos representa, perpetuando una condena de injusta postergación.

Casi todas las personas quieren ser felices, desean ganar dinero, y progresar, para sí mismos y sus familias, pero, a pesar de esto, en el mundo hay personas pobres y personas ricas, hay países pobres y países ricos. ¿Porqué? Un texto anónimo trata de responder.

Muchas veces hemos pensado que la vocación a la santidad es solamente para unos pocos, y especialmente los consagrados. Pero no es así.Este fin de semana se desarrolla un acontecimiento histórico para la Iglesia en la Argentina y en nuestra zona. Cuatro hermanos en la fe son declarados Beatos y Mártires.

En estos tiempos de efervescencia política, donde lo viejo pretende resucitar y lo nuevo parece ser lo mismo que lo viejo, sea a un lado u otro del espectro político, un cacho de memoria no está de más para recordar algunas experiencias del pasado, como las que nos regaló la gestión de Luis Erro.

Casi un año y medio de que desapareció Don Omar Benvenuto. Casi 18 meses de total indiferencia hacia la prensa y la sociedad por parte de la familia y sus abogados. Exactamente, un año, 5 meses y 25 días sin que la Justicia de respuestas. 544 días sin saber que pasó, y llaman a los periodistas.

A algunas personas les identificamos por la tarea que realizan, por su oficio: gasista, plomero, chofer, médico, etc. A otros por lo que hacen o harán por mí: quien me trajo algo perdido, quien me vendió un auto, regaló un disco, o donó sangre para una cirugía mía o de un familiar.

Decimales más, decimales menos, la elección de ayer dejó mucha tela para cortar, a la vez que abrió un amplio espectro de especulaciones de cara a las generales. Contra todo pronóstico, muchos gualeyos validaron a Bogdan, y otros tantos prefirieron volver al pasado.

El 17 de abril de 2009, el entonces intendente Erro, le pidió a Enersa un medidor portátil para un acto político y le cargo la cuenta a Juan Pueblo. Denunciado entonces, ya juzgado y condenados los reos, hoy, una década después del hecho, dos jueces, arbitrariamente, pervierten los hechos y exoneran a los corruptos.

Días pasados, la precandidata a diputada provincial por el kirchnerismo, Paola Rubattino, acusó al Senador Francisco Morchio de que le había gustado el dulce de leche porque buscaba repetir como senador. Pero en esta política actual son muchos los golosos.

Hay experiencias personales que pueden marcarnos en lo más profundo del corazón. Por ejemplo cuando la vida de uno mismo o de alguien que amamos está en manos de otro. Pensar que alguna persona —conocida o no— puede provocar con su decisión que yo muera o viva. Una experiencia de debilidad, despojo, pequeñez.

Esta vez, nuevamente, la disputa vuelve a ser moral y, se descuenta, que, al igual que aquella vez, va a ganar nuevamente la voluntad moralista, indiferente a la situación económica, derrumbando ese mito de que los argentinos votamos con el bolsillo. Ahora votamos mirando a nuestros hijos.

Página 1 de 83