Imprimir

Los últimos procesos políticos en Entre Ríos han logrado degradar el carácter republicano de su gobierno, demoliendo la independencia de poderes al grado de poner los tres al servicio de la corrupción y su impunidad.

Prueba fehaciente de esta triste realidad es lo que ocurre con Luis Erro, el ex intendente de Gualeguay procesado n veces por corrupto, y que, a pesar de ello, aspira a ser la alternativa del kirchnerismo gualeyo en el 2019.

En torno a este personaje se desmorona la gran mentira de la independencia de poderes en nuestra provincia, donde el Ejecutivo, con toda alevosía, y sin nada de vergüenza, injiere en cuestiones exclusivas de los poderes Judicial y Legislativo para satisfacer las pretensiones del nefasto personaje gualeyo.

Recordemos que Emilio Castrillón, titular del Superior Tribunal de Justicia, luego de una reunión con Gustavo Bordet, el Gobernador, manifestó públicamente que los delitos cometidos por Erro no son tan graves, mientras que en el honorable Senado, de la mano de los legisladores oficialistas como Ángel Giano y Lucas Larrarte, que responderían a Edgardo Kueider, el Secretario de Bordet, dilata y dilapida la carrera de un fiscal solo por haber osado allanarlo a Erro.

Todo esto porque multisospechado ex intendente sería lo único que tiene el kirchnerismo en su ocaso gualeyo, y sólo su impunidad y su victimización pueden ayudar a que pueda volver a ser gobierno.

Tan perverso resulta todo esto que los pasillos de la Casa Gris, ya curtidos por las herejías políticas escuchadas entre sus paredes a lo largo del tiempo, hoy se ponen colorados de vergüenza ante la alevosía de las perversiones y prostituciones políticas de las que son testigos.

La escena de un gobernador y su secretario operando ante legisladores y jueces, en favor de un procesado serial por corrupción, para facilitar su impunidad y victimización de cara a una campaña proselitista, es una imagen que impacta hasta a los más corruptos y los hace ver como Carmelitas.

Esta es la escena que desnuda los contubernios del Poder y sus poderes, la cual demuele la república en la provincia de Entre Ríos, y que nos priva a los entrerrianos de a pie del más básico estado de derecho, pero bendice a Erro, Urribarri y otros con la impunidad de una larga lista de delitos.

Norman Robson para Gualeguay21