Luego de convertir el pan y el vino en abundante café con facturas, el Ministro del Interior de la Nación, y principal referente político del PRO en Entre Ríos, encomendó a sus apóstoles provinciales asumir el desafío que significa la actualidad política argentina.

Esto tuvo lugar, en la mañana de hoy sábado, en el gran salón de Los Silos, en San Benito, un espacio enorme que se vio desbordado por dirigentes macristas de los cuatro puntos cardinales de la provincia, quienes llegaron al lugar para hacerle saber al mundo, y al Ministro Rogelio Frigerio, que el PRO existe en Entre Ríos y, lo que es más importante, que lo apoya.

Así fue que Frigerio se vio acompañado por Alfredo De Angeli, Luis Miguel Etcheveere, Alicia Fregonese, Yanina Gayol, Gustavo Hein, Esteban Vitor y Exequiel Donda, el intendente anfitrión que acaba de pasarse a las filas del partido del Presidente Macri, mientras en las plateas se acomodaron intendentes, vices, concejales y legisladores del PRO de toda Entre Ríos.

Tampoco faltaron militantes identificándose con remeras o banderas que referenciaban su ciudad de origen. 

De este modo, en un clima netamente festivo, se iniciaron los discursos dándole la bienvenida al referente nacional, buscando redoblar la apuesta ante la visita y, rápidamente, cediéndole cada uno la palabra al siguiente, hasta que le tocó el turno al propio Frigerio.

El Ministro, luego de demostrar que él conoce bien el PRO entrerriano, recordando actores y anécdotas del pasado inmediato, arengó a sus apóstoles a seguir el camino que señala el Presidente de la Nación desde la Casa Rosada.

Tanto al inicio del encuentro como al cierre, Frigerio estuvo, primero a disposición de la prensa, hasta que ésta agotó sus preguntas, y a disposición de todos los presentes, sin escatimar su sonrisa a cuanta selfie le propusieran.

Lo que quedó de la jornada

Cuando ardieron las velas y se apagó el bullicio, una breve revisión de lo acontecido arrojó claros indicios y suspicaces señales sobre lo que quiere el PRO a nivel país y, en particular, en la provincia.

Del clima propiciado por los entrerrianos, y de sus confesiones en las charlas previas, surge que todos saben bien que no se ha cumplido con varias asignaturas que siguen pendientes, errores políticos que se suman a los de sus socios radicales, más los tropiezos nacionales, complicando así la realidad política del PRO en particular y de Cambiemos en general.

Ahora bien, el patrón del pago chico, tanto en sus respuestas a la prensa como en su arenga a los dirigentes, no solo desplegó su capacidad política sino que, también, dejó claro que sabe bien lo que pasa y que, en orden a eso, bajó a tranquilizar a la tropa.

En ese sentido, entre lo que dijo y lo que no dijo, Frigerio transmitió un mensaje en el que sostuvo que no es momento de anunciar candidaturas, ya que la gente atraviesa una situación complicada y no se le puede faltar el respeto con aspiraciones personales, por más legítimas que éstas puedan ser.

Del mismo modo, reconoció la realidad económica y los errores cometidos en ese sentido, atribuyendo éstos a que el Presidente le puso a su gestión una vara muy alta, que no pudo cumplir y generó las frustraciones que hoy los ocupan.

Finalmente, más allá de eso, reivindicó el camino a seguir, destacando que, salvando los errores, sigue siendo el mismo, el del rescate de los valores, la restauracion de la república, y la recuperación del crecimiento.

Con este mensaje, cada dirigente se fue de Los Silos sabiendo que ha habido errores pero nada está perdido, que hay que ponerse a trabajar convencidos de que hay que hacer lo que hay que hacer, y que Frigerio es el Hombre en Entre Ríos, no porque Macri lo diga, sino porque es el que sabe lo que hay que hacer.

Por último, respecto de su candidatura, la mayoría duda de que Frigerio busque la gobernación en el 2019, pero tampoco le caben dudas que, estos dos días en Entre Ríos, los aprovechó para dejar claro cuanto calza.

Norman Robson para Gualeguay21