Se trata de un vicio, no de una cultura política. Se trata de la miserable estrategia de ocultar la verdad y aprovecharse del desconocimiento y de la desinformación para justificar lo injustificable, cuando no es para encubrir delitos de corrupción. De una u otra manera, esto de esconder la realidad no es nuevo. Así como alguna vez el objetivo fue tapar la situación económica neutralizando el Indec, ahora decidieron tapar la desastrosa situación de la educación suspendiendo el Operativo Aprender.

En el día de ayer martes, el Ministerio de Educación nacional informó a las provincias que no hará este año las pruebas Aprender, un operativo de evaluaciones en escuelas de todo el país que nos permite conocer la situación general de la educación. Algo especialmente importante en este contexto de crisis en que la realidad educativa ha sido particularmente afectada por las restricciones y la virtualidad. Tan es así que, por la pandemia, el año pasado ya se habían suspendido estas pruebas, razón por la cual el gobierno acumula dos años piloteando la enseñanza a ciegas.

Pero esto no es nuevo para los argentinos, ya que se trata de un recurso al cual han recurrido sistemáticamente este tipo de gobiernos para eludir la realidad, en especial cuando ya otras técnicas de distorsión han fracasado. Lo hizo en tiempos de Guillermo Moreno suprimiendo el Indec, sumiendo así a la ciudadanía en la oscuridad de datos económicos, y poder proclamar, sin vergüenza, que los alemanes eran más pobres que nosotros. Lo hacen actualmente las carteras de Salud escatimando la información o mintiendo sobre el avance del covid, promoviendo la incertidumbre y el miedo.

Son conocidas técnicas de dominio político que no inventó este populismo, sino que ya vienen de siglos. El desconocimiento y la desinformación, como bases de la ignorancia, junto con un buen aparato de propaganda, han facilitado el gobierno de los pueblos a lo largo de la historia de la humanidad. Solo que hoy quedan pocas sociedades que toleren pacíficamente estos abusos, y la nuestra sería una.

¿Porqué postergar el Operativo Aprender? Las excusas oficiales son varias. Según el propio Ministro de Educación, Nicolás Trotta, esta nueva suspensión obedece a que se debe garantizar que todos los alumnos puedan responder al mismo tiempo, y a que están desarrollando un "innovador" Plan Nacional de Evaluación para el período 2021-2022. Se trata de "una variedad de enfoques, estrategias, componentes e instrumentos que nos permitan abordar distintos aspectos de la educación escolar que son objeto de evaluación, especialmente en el contexto excepcional de la pandemia", dijo el funcionario.

Lamentablemente, el pasado de mentiras y ocultamientos los condena, y resulta muy difícil aceptar las excusas y la promesa del novedoso plan, sino que todo apuntaría a evitar que trascienda aún más el escalofriante proceso desdeseducación que sufre la sociedad argentina, el cual compromete el futuro de sus hijos, y los condena a la ignorancia.

Todo vale en tiempo de elecciones.

Norman Robson para Gualeguay21