La realidad actual de la pandemia es la de una crisis sanitaria combinada con la resultante crisis económica, cuyos desarrollos aún no sabemos cuáles serán. En esta incertidumbre, proyectar hacia adelante cualquier actividad puede generar muchas dudas y temores, pero éstos pueden servir para nutrir una concepción más cierta de la realidad que hoy vivimos.

Es medianoche y está pasando un nuevo Día del Periodista. Muchas y reconfortantes fueron las caricias en este día, pero, al reflexionar, creo que, más allá de los reconocimientos, la sociedad no tiene una conciencia cabal sobre la importancia de la información como fuente de conocimiento, ni del valor de ese conocimiento como herramienta de poder, ni del papel del periodista en todo eso.

Es medianoche y está pasando el Día del Periodista. Muchas y reconfortantes fueron las caricias en este día, pero, al reflexionar, creo que, más allá de los reconocimientos, la sociedad no tiene una conciencia cabal sobre la importancia de la información como fuente de conocimiento, ni del valor de ese conocimiento como herramienta de poder, ni del papel del periodista en todo eso.

Hoy es 7 de junio, día del periodista, y, seguramente, todos hablaremos de periodismo y pandemia. No voy a romper esa tendencia. El coronavirus nos golpeó a todos. A todos. No dejó nada sin afectar. Pero, como bien dicen, no hay mal que dure cien años, ni mal que por bien no venga.

Segun se pudo saber, la legislatura provincial baraja un proyecto de ley del oficialismo por el cual se declarará al turismo en estado de emergencia. Hasta ahí todo bien, pero una lectura del mismo desnuda aspectos lamentables que desnudan la indiferencia de algunos legisladores respecto de una de las actividades económicas más importantes de la provincia de Entre Ríos.

Milena Berlatzky llegó a los Tribunales de Paraná, participó en la convocatoria para reclamar justicia por Julieta Riera y cuando volvió a su casa, escribió este texto para explicar lo que siente una mujer marchando.

Las situaciones de injusticia persistentes en el mundo están relacionadas con el abuso de los poderosos. El uso de la violencia, las amenazas, las complicidades con grupos de presión, el soborno, son sus metodologías para impedir los verdaderos cambios que hacen falta en el Planeta.

A lo largo de la historia, el hombre ha utilizado su creatividad para inventar fábulas que recrearan instancias de la vida real. Algunas de éstas alegorías populares, de autores anónimos, hoy se me han hecho presentes para recrear este momento de nuestra vida en el que atravesamos una crisis sin precedentes.

Hay mensajes de los Papas que inciden de manera importante en la vida de la Iglesia. Es esperable que así sea ya que la misión del Sucesor de San Pedro es ayudarnos a vivir la fe ante los desafíos que cada época nos presenta. El Papa, como Vicario de Cristo, tiene la luz del Espíritu Santo para conducir al Pueblo de Dios.

Siempre hubo sectores vulnerables, y los seguirá habiendo. Vulnerables por su poder económico, por su nivel educativo y, también, por sus costumbres. Y, a partir de la pandemia, vulnerables por su estado de salud. Abrir la feria del CIC es como una remake de cuando sacaron todos los jubilados a la calle para cobrar, o, exagerando un poco, una versión aggiornada de un horno de Auschwitz.

En la mañana de hoy miércoles, el titular del Poder Ejecutivo Municipal, Federico Bogdan, brindó una conferencia de prensa que se caracterizó por sus incoherencias y contradicciones. Fue tan así que, a la vez que prefirió no habilitar las salidas recreativas, promovió la feria del CIC para el próximo sábado.

Una historia, a la distancia del tiempo, siempre le enseña a la humanidad sus aciertos y sus desaciertos. La China, por esos caprichos del destino, se crió, se educó y se formó en un sistema de amor, cariño y solidaridad. Un sistema que se terminó cuando llegaron los derechos.

En lo que va de la crisis sanitaria,  una gran cantidad de presos fueron enviados a cumplir su condena en la comodidad de sus hogares, hecho que enfureció a la sociedad, casi tanto como aquella vez que se enteraron que a Micaela García la había matado un preso liberado. Pero, a pesar del enojo, seguimos sin reconocer los verdaderos vicios del sistema judicial y penal.

Más allá de los ridículos debates sobre si el tapabocas o barbijo es bueno o malo, o si sirve o no tomar la fiebre al ingreso a la ciudad, lo cierto es que la medida llega tarde, en respuesta a presiones sociales, y solo será efectiva si deciden acompañarla por una adecuada instrucción y el correspondiente control en el marco de los necesarios protocolos.

En la ciudad de Gualeguay viven unas 40 mil personas, y, a pesar de haber tenido los primeros contagios de la provincia, hoy, a 33 días de aislamiento, vivimos todos al filo del desastre sanitario. Si bien existe un Comité de Crisis, éste lo es solo para la pantalla mediática, ya que nadie impone el cumplimiento del DNU presidencial, ni hace nada concreto por evitar los contagios.

La famosa frase de Alsogaray en aquella crisis económica de 1959 hoy resulta más vigente que nunca cuando se revisan los aspectos salientes del virus que actualmente sacude al mundo. Un repaso que sirve para comprender lo que ocurre por acá y lo que vemos en la tele.

En nuestra sociedad, el orden en la convivencia se establece por leyes, las cuales deben ser cumplidas por sus ciudadanos y deben ser impuestas por las autoridades. Cuando las leyes no se cumplen, y la convivencia se desordena, es solo culpa de las autoridades, nunca de los vecinos.

En el pasado, no hace mucho, mirábamos a las naciones y las valorábamos según su PBI. Según el caso, después de ponderar su enriquecimiento económica, considerábamos su potencial militar, su extracción de hidrocarburos o su producción de comodities. Pero, contra un virus, de nada sirven la riqueza, las armas, el petróleo, o el alimento. ¿Entonces?

Página 7 de 94