Casi todas las personas quieren ser felices, desean ganar dinero, y progresar, para sí mismos y sus familias, pero, a pesar de esto, en el mundo hay personas pobres y personas ricas, hay países pobres y países ricos. ¿Porqué? Un texto anónimo trata de responder.

Muchas veces hemos pensado que la vocación a la santidad es solamente para unos pocos, y especialmente los consagrados. Pero no es así.Este fin de semana se desarrolla un acontecimiento histórico para la Iglesia en la Argentina y en nuestra zona. Cuatro hermanos en la fe son declarados Beatos y Mártires.

En estos tiempos de efervescencia política, donde lo viejo pretende resucitar y lo nuevo parece ser lo mismo que lo viejo, sea a un lado u otro del espectro político, un cacho de memoria no está de más para recordar algunas experiencias del pasado, como las que nos regaló la gestión de Luis Erro.

Casi un año y medio de que desapareció Don Omar Benvenuto. Casi 18 meses de total indiferencia hacia la prensa y la sociedad por parte de la familia y sus abogados. Exactamente, un año, 5 meses y 25 días sin que la Justicia de respuestas. 544 días sin saber que pasó, y llaman a los periodistas.

A algunas personas les identificamos por la tarea que realizan, por su oficio: gasista, plomero, chofer, médico, etc. A otros por lo que hacen o harán por mí: quien me trajo algo perdido, quien me vendió un auto, regaló un disco, o donó sangre para una cirugía mía o de un familiar.

Decimales más, decimales menos, la elección de ayer dejó mucha tela para cortar, a la vez que abrió un amplio espectro de especulaciones de cara a las generales. Contra todo pronóstico, muchos gualeyos validaron a Bogdan, y otros tantos prefirieron volver al pasado.

El 17 de abril de 2009, el entonces intendente Erro, le pidió a Enersa un medidor portátil para un acto político y le cargo la cuenta a Juan Pueblo. Denunciado entonces, ya juzgado y condenados los reos, hoy, una década después del hecho, dos jueces, arbitrariamente, pervierten los hechos y exoneran a los corruptos.

Días pasados, la precandidata a diputada provincial por el kirchnerismo, Paola Rubattino, acusó al Senador Francisco Morchio de que le había gustado el dulce de leche porque buscaba repetir como senador. Pero en esta política actual son muchos los golosos.

Hay experiencias personales que pueden marcarnos en lo más profundo del corazón. Por ejemplo cuando la vida de uno mismo o de alguien que amamos está en manos de otro. Pensar que alguna persona —conocida o no— puede provocar con su decisión que yo muera o viva. Una experiencia de debilidad, despojo, pequeñez.

Esta vez, nuevamente, la disputa vuelve a ser moral y, se descuenta, que, al igual que aquella vez, va a ganar nuevamente la voluntad moralista, indiferente a la situación económica, derrumbando ese mito de que los argentinos votamos con el bolsillo. Ahora votamos mirando a nuestros hijos.

Esa es nuestra carta de identidad, podríamos decir como la vocación que tenemos en común. Pertenecer a este Pueblo de Dios, la Iglesia, es una iniciativa del Padre; Él nos llama a ser miembros de su familia desde el momento del Bautismo. Y nosotros le respondemos que sí.

Siempre me gustó esto de recordar la Memoria, la Verdad y la Justicia, incluso la fecha elegida para eso. Por más que hayan querido imponer una memoria selectiva, una verdad a medias, y una justicia arbitraria, para sostener un relato conveniente, me gustó, pues creo que un pasado verdadero es justo.

En la noche del pasado 19 de Marzo, en el Club Social, la Corporación para el Desarrollo de Gualeguay convocó a una cena de camaradería institucional por el 236° aniversario de la fundación de la ciudad. Un encuentro con curiosidades, ausencias y presencias que dieron mucho que pensar.

En las ciudades entrerrianas, dentro de sus ejidos, efectores municipales y provinciales pueden dar respuesta, a través de sus estructuras, a cualquier vulneración de derecho, pero, en el interior distrital, donde ni siquiera hay jurisdicciones definidas, el gobierno provincial apenas asoma sus narices.

La picardía al servicio de la política siempre a dado sus frutos, sino pregúntenle al peronismo. Pero no por esto el recurso es algo ilícito, sino que es válido y necesario. Es naif creer que la política es un fairplay entre caballeros.

En estos tiempos modernos, el éxito se ha convertido en un monstruo que ha invadido toda la sociedad, potenciando miserias, destruyendo valores, y haciendo de las competencias descarnados enfrentamientos, sin méritos, ni créditos formativos.

A pesar de encontrarnos dos décadas dentro del segundo milenio, aún hay realidades sociales escalofriantes que desnudan las miserias que afloran en el ser humano cuando ostenta poder, pero que son consentidas por un marco de irresponsabilidad inaceptable en la modernidad.

La política entrerriana sufre hoy una crisis transversal a todos los partidos. A ambos lados de la calle, el dinosauriado tradicional, enquistado en el corazón del poder, se aferra a éste con uñas y dientes, ante el avance de una nueva generación de políticos.

Página 5 de 86