Hay muchas situaciones que nos permanecen casi escondidas, hasta el momento en el que se nos manifiestan de modo cercano. Por ejemplo, cuando en la familia nos enteramos de que hay una embarazada, empezamos a ver mujeres en estado de gravidez por todos lados, cuando empezamos a utilizar lentes percibimos que son muchas las personas con esa necesidad.

Luego de convertir el pan y el vino en abundante café con facturas, el Ministro del Interior de la Nación, y principal referente político del PRO en Entre Ríos, encomendó a sus apóstoles provinciales asumir el desafío que significa la actualidad política argentina.

En octubre pasado, el Diputado Nacional porteño Juan Carlos Villalonga, ex director político en Argentina de Greenpeace, dejó en el II Encuentro Nacional de Biogás y Energías Renovables, realizado en Cerrito, cuál es el verdadero desafío ambiental de los argentinos.


Siempre con su llamativa campera amarilla, y su discurso, más llamativo aún, el salteño Alfredo Horacio Olmedo se perfila como el cuco que asusta tanto a viejos como a nuevos políticos. "Voy a ser Presidente de la Nación", les advierte, con total descaro.

Cuando queda en evidencia una miseria, un pecado, sufrimos mucho. Y como en una familia, cuando alguien se equivoca o hace el mal, nos duele a todos. Los sentimientos son diversos: dolor, bronca, decepción, desconcierto, misericordia…

Las hormigas son famosas por su envidiable organización social, pero si, algún día, ellas rompieran su estructura comunitaria y cada una hiciera la suya, se extinguirían. El ser humano no es muy distinto, pero hoy lo amenaza su necio egoísmo.

Los pueblos van entendiendo que llegó la hora de imponer las obligaciones por sobre los derechos, y saben que no va a ser a voluntad, sino que va a ser coartando libertades para terminar con el libertinaje instalado por los populismos.

Estamos terminando octubre, un mes dedicado en la Iglesia especialmente a renovarnos en la conciencia y el compromiso misionero. Y no está de más retomar esta dimensión de la fe en este momento. Octubre termina, la misión no, porque es permanente, está en el ADN de la Iglesia.

Llegamos al colegio y ya había comenzado el alboroto. A pocas cuadras había ocurrido una masacre de curas. Con los años, gracias al libro de un periodista, me enteraría que habían sido los militares. Pero al escritor lo condenaron por calumniar e injuriar al juez que encubrió el crimen.

En las últimas semanas, se ha viralizado en las redes el vídeo del discurso de un sindicalista uruguayo que, el 1 de mayo de 2013, realizó curiosos planteos diametralmente opuestos a los del sindicalismo argentino.

Una lectura de la realidad política actual, y de sus antecedentes inmediatos, permite intuir que el pueblo, desde su propio territorio, está cansado de bolsas de gatos juntadas para robar o para no robar, sino que ya quiere propuestas decentes que estén preparadas para gobernar.

“Los jóvenes nos piden y reclaman una entrega creativa, una dinámica inteligente, entusiasta y esperanzadora, y que ‘no los dejemos solos’ en manos de tantos mercaderes de la muerte que oprimen sus vidas y oscurecen su visión.”

A pesar de sus casi dos siglos y medio de vida junto al río, Gualeguay aún se resiste a disfrutar y explotar tan bendito patrimonio, pero cada día nacen nuevas iniciativas que hacen florecer las esperanzas.

Hace dos años presentamos un proyecto de Ley, que propone que, el casco de la estancia de un campo de 2.200 has. ubicado en el departamento Tala que fue decomisado por el Estado al ex senador Mario Yedro por enriquecimiento ilícito, fuera destinado a la instalación de un Centro de Rehabilitación de adictos, donde además, se solicitan 30 has. que rodean ese casco para destinarlo a laborterapia.

Hay una realidad ya indiscutible: la mayoría de los gobiernos argentinos, a lo largo de los últimos 50 años, han gobernado sin un proyecto político, sino que improvisaron, e improvisan aún, según como se va presentando la coyuntura, con medidas de emergencia indiferentes a cualquier planeamiento estratégico.

En estas semanas se está hablando en diversos medios acerca de la necesaria separación de la Iglesia y el Estado. ¿Qué es lo que está detrás de esta afirmación?

Creo que, en las últimas décadas, ya probamos todos los modelos, con dólar alto, con dólar bajo, con subsidios, sin subsidios... y cada día es más indiscutible la realidad de que solo se crece y se sale de la postergación trabajando, produciendo. Como que esa es la única salida.

¿Cómo te lo cuento? No se si contártelo como un festival de miserias, como un concurso de perversiones, o como un festival de hipocresías. Ni se por donde empezar. Lo que sí te confirmo es que estaba toda la fauna política local, ninguno quiso quedar fuera de una foto que pinta en toda su dimensión un cambalache gualeyo.

Página 5 de 84