En la mañana de ayer miércoles, el gobierno local ofreció una conferencia de prensa para presentar el balance del pasado carnaval 2022. Pero, mientras cualquier persona supone que el balance resulta de restarle los egresos a los ingresos, en esta presentación expusieron un resultado producto de un curioso enjuague de ingresos, egresos, unas inversiones, y las ganancias de las comparsas y las cantinas. A este caprichoso cálculo, se suman números cerrados que despiertan dudas, y, a pesar del relato de media hora, no quedaron explicadas la demora, ni la abultada pérdida real.

En la tarde de ayer lunes, en el local del Sindicato de Luz y Fuerza, dirigentes de los distintos gremios que conforman la Confederación General del Trabajo, regional Gualeguay, celebraron un plenario para elegir las nuevas autoridades de la central local. En esta oportunidad fueron elegidos al frente de la conducción local de la CGT los dirigentes Lucio Zapata, del gremio de Petroleros, y Marina Irigoitia, de Unión de Docentes Argentinos.

"Robarle al Estado uno o un millón de pesos es delito acá y en La Quiaca", repitió al cansancio un iluso republicano que nació equivocado al conocer la noticia: La Corte Suprema había rechazado el último recurso para hacer justicia en la famosa y añeja causa del medidor, la más antigua de las causas contra el ex intendente Luis Erro. El propio acusado había publicado la noticia en sus redes sociales, casi en todo de campaña, aprovechando la oportunidad para acusar a quienes lo acusaron, para victimizarse por los infortunios del destino, y para insinuar su regreso por más. De ese modo, la superior instancia de justicia en la Argentina selló la impunidad en la causa del medidor.

Ayer lunes 13 de junio fue San Antonio de Padua, el día del Santo Patrono de la ciudad de Gualeguay, y, por tal motivo, la administración pública no trabajó, tampoco algunos de los privados, y, por supuesto, no hubo clases. Así fue en toda la ciudad, salvo en Puerto Ruíz, donde las autoridades, entendiendo que allí veneraban a la Virgen del Carmen, mandaron a dictar clases. Lo cierto es que el Puerto es parte de la ciudad y, por lo tanto, su gente venera al mismo santo patrono. La confusión no es casual, sino que resulta de una historia de miserias políticas, las que redundaron en injustas exclusiones y en injustificables ignorancias. La historia de un triste error.

A poco menos de un año de la definición de candidatos, en todas las facciones locales ya se barajan nombres. En los distintos bunkers buscan el mejor candidato, sin importar si sabe o puede solucionar los problemas de la ciudad. Solo importa que mida bien. Sin dudas, las soluciones no las traerá un mesías con sus apóstoles, interesados en un cargo, un flash o un vuelto, sean del color que sean sus camisetas. Los problemas gualeyos solo se resuelven con un equipo de gente comprometida con la sociedad y con ganas de trabajar por ella. Otro mesías solo seguirá nutriendo sus propios ricos en un pueblo de pobres cada vez más pobres. Gualeguay merece un cambio.

Días pasados volvió, por un momento, a la vida pública, despertando, así, los recuerdos. A la distancia de los años, y conforme se van sumando políticos e intendentes a la historia de Gualeguay, la figura de José Salim Jodor cobra relevancia como un ejemplo de construcción política y de gestión de gobierno que nadie ha podido imitar. Durante los últimas gestiones, nadie supo construir un respaldo político que lo avale y consolide, sino que basaron su construcción en la prebenda, al igual que nadie se avino nunca a gobernar, sino que se concentraron en el discurso y la propaganda. En la política gualeya alguna vez hubo trabajo y compromiso.

A un año y medio de la próxima contienda electoral, el Consejo Departamental del Partido Justicialista de Gualeguay, según surge "del consenso entre los diferentes sectores internos que componen dicho Consejo", decidió nombrar presidente a Martín Müller, y, así, remover de ese cargo a Carlos Gálligo. El objeto de este repentino asalto a la presidencia sería, según expresaron, "generar un cambio que consideramos necesario para superar el estancamiento que atraviesa nuestra ciudad". A partir de esta decisión, distintos referentes partidarios tomaron posiciones desatando un escándalo que desnuda la cultura antidemocrática de la dirigencia autoproclamada peronista. 

En las jornadas de este último paro docente, la Departamental de Escuelas de Gualeguay informó un presentismo del orden del 42 porciento el primer día y 41 el segundo, mientras que el Consejo General de Educación informó que, en la provincia, en la primera jornada, la mitad de los docentes asistieron a trabajar, y, en la segunda, un un poco más. La normativa vigente del CGE, la cual establece liquidar únicamente los días trabajados, excepto cualquier inasistencia dentro del régimen de licencias, podría ser la principal razón por la cual fracasó la medida de fuerza.

El pasado jueves por la tarde, la Ministra de Justicia y Seguridad de la Provincia de Entre Ríos, Rosario Romero, visitó Gualeguay de incógnito para conocer de primera mano la grave crisis de seguridad que atraviesa la ciudad. Con ese objeto, Romero convocó a una reunión a los responsables de la Policía, de la Justicia, y de la Municipalidad. Según se pudo saber, le venida de Romero habría respondido al pedido de un sector del PJ local, el cual, luego, se reunió en privado con ella. A pesar del silencio, un medio se enteró y le hizo una nota, a la vez que algunos de los participantes dejaron trascender el contenido del encuentro. ¿Porqué vino de incógnito? ¿Preocupación? ¿Vergüenza?

En la mañana del pasado viernes, la Intendente Verónica Berisso llamó a una conferencia de prensa en su despacho para dar "buenas noticias". Para la ocasión, coincidió allí lo más caro del funcionariado, entendiendo por caro no lo querido, sino lo oneroso de sus sueldos y lo que por éstos recibe la ciudad. En total, una docena de funcionarios acompañaron el hecho considerado histórico: el superávit de los años 2020 y 2021 sería destinado, a través de una ampliación, a construir un autódromo, a comprar materiales para arreglar los TenéTu Casa, y a asfaltar algunas cuadras. Algunos detalles exponen la trascendencia real de las buenas noticias anunciadas por la Gestión actual.

En la mañana de hoy miércoles, el Gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, visitó nuestra ciudad, pero no para abordar la problemática de inseguridad, o las fallas de la justicia, o la falta de policías, o el traslado de Soychú, o alguno de los tantos problemas que agobian a los gualeyos, sino para participar de sendos actos de licitación e inauguración de obras, y para ser homenajeado como Huésped de Honor de la ciudad por el Poder Ejecutivo Municipal local. Para honrar al mandatario, se reunieron la Intendenta Verónica Berisso, sus funcionarios, sus pares provinciales, y la Diputada Paola Rubattino. El Senador Francisco Morchio, del Pro, no participó.

Los referentes departamentales de NOS Gualeguay, la tercera fuerza política más votada en la ciudad de Gualeguay y la Provincia de Entre Rios de la mano de Miriam Müller en las ultimas elecciones legislativas, emitieron un manifiesto expresando públicamente "sus condolencias a todas las familias de la ciudad que han sido víctimas de irracionales delitos en estos meses", y su "gran preocupación sobre la ineficiente respuesta de los organismos competentes de control social que funcionan en nuestra ciudad".

Desde hace mucho tiempo mucho se discute sobre el potencial turístico de Gualeguay. Desde tiempos de Jaime, la dirigencia política y el pequeño empresariado turístico entretienen a la sociedad gualeya con el cuento del turismo, pero, desde entonces, no solo que nunca se hizo nada, sino que se dejaron degradar los recursos, perdiendo valiosas oportunidades. Hoy el cuento se llama parque acuático, así como antes fueron las termas y el autódromo. Lo cierto es que, a pesar del enorme potencial que tenemos en naturaleza y cultura, envidia de cualquier ciudad, a ningún gobierno le interesó nunca el turismo, y al poco turismo existente nunca le interesó exigir que lo haga, porque le va bien así.

La Municipalidad de Gualeguay, que está mandada a gobernar a los casi 45 mil gualeyos, cuenta para ello con 1.139 personas y un presupuesto de 1.404 millones de pesos para todo este año 2021. Para administrar esta gente y estos recursos, el gobierno cuenta con una estructura de gestión integrada por un intendente y 5 Secretarios, cada uno con su área importante de responsabilidad. En septiembre, dos secretarías quedaron acéfalas, y una recién este mes tiene titular, mientras la otra sigue sin secretario, pero nada se sintió.

Entre septiembre y octubre, la gestión municipal gualeya ya recibió 88 millones de pesos para obras por un total de 575 millones de pesos; se licitó y adjudicó una obra para la ciudad por 331 millones de pesos; y están en camino 18 millones en materiales. Esto significa que, en estas últimas semanas "post-PASO", las gestiones que lleva adelante Gualeguay ante la Nación avanzaron en proyectos por 925 millones de pesos. Sin lugar a dudas, el Gobierno Nacional, luego de la derrota electoral, abrió todos sus grifos, y Gualeguay estaba allí para cosechar el esfuerzo invertido en tantas gestiones.

En la mañana de hoy jueves, el ya candidato a Diputado Nacional que encabeza la lista ahora unificada de Juntos por Entre Ríos, Rogelio Frigerio, pasó por Gualeguay, se reunió con su dirigencia, conversó con autoridades, y se brindó a la prensa en el comedor Cacería, junto a Marcela Antola y Atilio Benedetti. No estuvo presente Pedro Galimberti, ni nadie de la lista de minoría, ni nadie de la diligencia que acompañó esa lista.

En la siesta de hoy sábado, en el acto oficial de una nueva exposición gualeya, el presidente de la Sociedad Rural Gualeguay, Jacinto Debali, se dirigió a la platea, donde estaban presentes dirigentes del ruralismo provincial y nacional, autoridades, socios y empresarios del sector. En su discurso, el dirigente repasó la realidad del campo en el contexto general y particular, mientras que fundó sus conceptos en tres palabras claves que siente que sintetizan el año transcurrido: utopía, sentido común y libertad.

En la última sesión de la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Entre Ríos, celebrada ayer miércoles, la legisladora Paola Rubattino se sintió "tocada en una fibra muy personal" por el recuerdo de un par opositor por los barrios que dejaron inconclusos los consorcios de gestión como el que ella presidió, y por el cual éste periodista la denunció. Al tomar la palabra, la diputada no solo se victimizó por la persecución política de Macri, sino que se jactó desfachatadamente de no estar imputada o procesada por su delito, y arengó a llamar las cosas por su nombre.

Página 1 de 83