Luego de arduas gestiones, teñidas de miserables artilugios, quedó definida la situación de las tres figuras locales, emblemáticas de nuestro nefasto pasado kirchnerista: Erro con la senaduría, Rubattino con una Diputación, y Tassistro a la casa.

De este modo, el exintendente local, Luis Erro, procesado en múltiples causas de corrupción, y su secuaz en aquella gestión, Paola Rubattino, ambos artífices exclusivos de la derrota peronista del 2015, lograron sus precandidaturas a sendas bancas en el Senado y en Diputados, respectivamente.

Como consecuencia de esa disputa, la aún Diputada Mariela Tassistro, de una tan frondosa trayectoria política que le ha permitido ser una profesional del asunto, extrañamente, y contra todo pronóstico, quedó afuera de la discusión del próximo 14 de abril.

Así es que, si se quiere poner posiciones a esta competencia de desesperados por un cargo, la ganadora absoluta fue la Rubattino, ya que la ministra y candidata a vice gobernadora Laura Stratta la acomodó en un lugar de privilegio en la lista de diputados, lo cual le asegura ya, sin mucho esfuerzo, acceder a un buen porvenir y a los tan ansiados fueros, por las dudas la Justicia pretenda juzgarla.

Por el otro lado, particularmente patética fue la resolución de la situación de Erro, quien agotó sus recursos para colocarse en la lista de diputados, desesperado por zafar por cuatro años más de la Justicia, pero nunca pudo romper la indiferencia de Bordet, y debió conformarse con salir a pelear la senaduría para Martín Muller.

A diferencia de Rubattino, si Erro pretende acceder a los fueros del Senado entrerriano deberá ganarle primero al Dr. José Luis Lerman en la interna, y a Morchio o Della Giustina en la general, y, para ello, deberá trabajar arduo construyendo política sin el dinero del pueblo, algo a lo que no está acostumbrado.

De este modo, estos legisladores, y su lista de concejales, dotan a Martín Muller de un perfil acérrimamente kirchnerista alineado el cristinismo nacional, el cual propone restaurar el controvertido pasado populista.

Norman Robson para Gualeguay21