En la mañana de hoy la noticia alborotó a los gualeyos: "Mañana viene Macri", repitieron tanto en las radios como en los celulares. Claro, no es cosa de todos los días que visite tu pueblo el Presidente de la Nación. El tema es que se dio en plena campaña política, y la intolerancia de sectores sediciosos del kirchnerismo obligaron a cambiar la agenda.

Foto: cartelería y elementos en el interior de la sede de Unidad Ciudadana Gualeguay, Maipú 180.

De acuerdo a la poca información oficial, el Presidente de los argentinos decidió visitar por sorpresa Gualeguay. ¿Cuándo? Mañana jueves, tal vez en horas del mediodía. ¿Para qué? Para celebrar un acto protocolar, tener contacto con la prensa local y recorrer las obras que se llevan adelante con fondos de la Nación.

Esto quiere decir que recorrerían, principalmente, el barrio de las 150 viviendas, que se está construyendo en el marco del programa Techo Digno, luego, sin lugar a dudas, el tan ansiado camino a Puerto Ruiz, y, también, aprovecharían la oportunidad para mostrarle al primer mandatario las bondades del Programa Tené Tu Casa, un plan habitacional ejemplar, tipo círculo de ahorro, que logra construir viviendas por la mitad del dinero con que lo hacen Provincia y Nación.

Ahora bien, más allá de este programa, el cual agarró por sorpresa a las autoridades municipales, en lenguaje político esto se traduce como un apoyo político explícito a los candidatos de Cambiemos locales y, por extensión, a los de la provincia de Entre Ríos. Nadie, le guste o no, se podía resistir.

¿Porque Gualeguay y no Paraná o Concordia? La impronta del Presidente siempre ha sido visitar las ciudades chicas, como Gualeguaychú o La Paz, donde ya estuvo, y Gualeguay, donde nunca había venido, se distingue por las gestiones de su intendente, Federico Bogdan. La gestión de este referente de Cambiemos ha sabido ganarse la simpatía de funcionarios de distintos niveles de la Nación, lo que ha redundado en múltiples beneficios para la ciudad.

Según lo que se pudo saber, la preferencia hacia las ciudades chicas se funda en cuestiones de logística, ya que la demanda de una ciudad grande es mucho mayor, tanto en términos de seguridad como en protocolo, mientras que las repercusiones son las mismas o mayores en las más pequeñas, y las distancias no impiden a los referentes de otras ciudades hacerse presente.

Sea cual fuera la razón, lo cierto es que la ciudad reaccionó ante la elección de Mauricio Macri de bendecir a Gualeguay con su presencia. Así se sintio, en la calle, en los grupos de whatsapp y, en especial, en las redes sociales como Facebook, donde activistas kirchneristas recalentaron las mismas con publicaciones, carteles y videos, al tiempo que trascendieron detalles de los preparativos para salirle al cruce con escraches a la comitiva presidencial.

Frente a esta situación de preanunciada violencia, el área de Protocolo Presidencial dispuso reducir significativamente la agenda del Primer Mandatario, y la resumió a una rápida recorrida por Gualeguay, sin acto ni rueda de prensa, e incorporando un encuentro en Gualeguaychú con periodistas y otro con entidades productivas.

De este modo, gracias a sectores sediciosos del oficialismo entrerriano, indiferentes a lo que una investidura presidencial significa, por razones que nada tienen que ver con lo político o lo ideológico, sino atentando contra la República y la Democracia, Gualeguay se quedo sin poder recibir al Presidente de la Nación como quería, como merecía.

Igualmente, mañana Gualeguay se vestirá de gala para recibir a Mauricio Macri, presidente de todos los argentinos. Aunque más no sea por unos minutos, será un honor para los vecinos de bien haber sido elegida, lo cual habla de la ciudad y de su gestión actual.

Norman Robson para Gualeguay21