Luego de unos días de dejar decantar las emociones que dejó a su paso la fugaz visita del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, vale resumir en un artículo el impacto de tan trascendente visita.

Cabe recordar que el presidente llegó a Gualeguay el pasado miércoles por la mañana y fue recibido por el intendente Federico Bogdan para recorrer juntos el barrio 150 viviendas y luego dirigirse los dos a Puerto Ruíz por el camino que se está construyendo.

También fueron parte de la comitiva el Senador departamental, Francisco Morchio, y los candidatos de la fórmula de Cambiemos a la gobernación de la provincia, Atilio Benedetti y Gustavo Hein, a la vez que acompañaron la visita funcionarios y militantes de ese sector político y vecinos en general.

Clima previo

Al trascender la visita 24 horas antes, en las redes sociales se destacó la intolerancia de facciones del sector bordetista faltándole el respeto al propio Presidente, a la vez que trascendieron las intenciones de grupos del mismo sector de realizar escraches durante la visita.

Lamentablemente, debido a este escenario, y a la tibieza de la dirigencia local, se resumió la visita a una fugaz visita, y se amplió la estadía en Gualeguaychú, donde se reunió con empresarios y se brindó a una conferencia de prensa que se vio en todos los canales nacionales.

Organización cuestionable

En contraste con la actitud del Presidente con la gente, a la cual se brindó sin reservas, prestándose a saludos y selfies, y a la que supo dispensar a unos colegas que lo interceptaron camino a Puerto Ruíz, la visita estuvo signada por un exagerado rechazo a la gente y, en especial, a la prensa, haciendo que muchos vecinos no pudieran ver de cerca a su Presidente y que muchos medios no pudieran difundir fielmente su visita.

Curiosidad: Mientras el Presidente se reunía con los vecinos de Puerto Ruiz, quienes estuvimos allí pudimos observarlo desde un cordón humano formado por fuerzas de seguridad. Personal femenino del contingente, se ofreció gentilmente a los vecinos a tomarles fotos con sus celulares desde un posición cercana. Al solicitarle un cronista lo mismo, y comentarle que era para un medio local, la joven se negó a hacerlo porque era prensa. (¿?)

Estas situaciones, producto de una organización de parte de Presidencia, sirvieron los días posteriores para que se desvirtúe la visita del Presidente de la Nación a Gualeguay.

Manifestaciones

Durante la visita, sectores políticos se expresaron en lugares puntuales con pancartas alusivas, principalmente, a la situación socioeconómica culpando al Gobierno Nacional por ellas.

Más allá del tenor de las consignas, quienes se manifestaron lo hicieron en un marco se total respeto y sin transgredir ninguna norma de convivencia política.

Un video

A pesar de que la visita se realizó de forma totalmente pacífica, no faltó un revoltoso aislado que llegó hasta Puerto Ruíz para insultar a viva voz al Presidente, grabarse y visualizar el video.

En dicha filmación, una voz anónima le grita al Jefe de Estado "ladrón, Macri gato", y, de inmediato difundió el video, en el cual muchos medios se basaron para titular que el Presidente había sido abucheado, cuando, en el lugar, fue notoriamente mayor la algarabía de los vecinos ante la visita.

Disconformidad ruralista

Desde la Sociedad Rural Gualeguay hicieron pública su molestia porque el Presidente no se reunió con los productores, quienes están "siendo exprimidos como naranja pa’ jugo", para escuchar la realidad de las pymes del interior.

Más allá del reclamo, el cual cayó muy mal en Cambiemos, el comunicado advierte que lo expuesto "no quiere decir que estén en contra de su Gobierno".

La obra a Puerto Ruíz

Cuando el Presidente fue interceptado por periodistas locales yendo hacia Puerto Ruíz, manifestó ante las cámaras lo siguiente: "Este camino de entrada al Puerto Ruiz que hace tanto se pide, décadas, decadad esperándola y la obra avanza".

Si bien no se atribuyó la obra, ni se expresó respecto a la financiación de la misma, el solo hecho de haberla recorrido exhibiendo solo algo lo mucho que su gestión ha volcado en Entre Ríos, alcanzó para desatar acusaciones de distinto tenor.

Lo cierto es que, después de décadas con promesas, la obra se hace gracias a las gestiones de Bogdan para, por un lado, obtener un fideicomiso de la Nación a la Provincia, y, por el otro, para que Bordet firme el compromiso de pagarlo alguna vez.

Las quejas de Bordet

Como el Presidente decidió visitar la provincia en plena campaña, el Gobernador, y candidato a repetir por el kirchnerismo, Gustavo Bordet dijo, respecto de la recorrida hacia Puerto Ruiz, que el camino a Puerto Ruiz se paga 100 por ciento con fondos provinciales, y cerró diciendo: "Dan vergüenza".

Del mismo modo, el exintendente Luis Erro, candidato y referente de Bordet en las próximas elecciones, agregó que, "como Cambiemos tiene muy poco para mostrar en Gualeguay, traen al Presidente a conocer las obras que hace el gobierno de Gustavo Bordet".

Respuesta de Cambiemos

Respecto de los dichos de Bordet, el radical Gustavo Cusinato hizo punta y salió al cruce de sus dichos señalando que “el Gobernador tiene memoria selectiva y no se acuerda de lo que pasó el 3 de julio pasado, cuando se reunió con Frigerio en la Casa Rosada para licitar el acceso a Puerto Ruíz".

Cusinato recordó que, en aquella oportunidad, en Julio de 2018, Bordet firmó con la provincia la asistencia financiera de 120 millones del Fondo Fiduciario Federal de Infraestructura Regional (FFFIR) para hacer el camino, y la foto que se sacaron recorrió los medios de la provincia.

Síntesis de Bogdan

Respecto de la visita, Bogdan destacó que el Presidente se haya fijado en Gualeguay es lo más importante, a la vez que confesó que le pidió dos cosas: la planta potabilizadora de agua y el refulado del Parque Industrial, "para brindarle a nuestra juventud trabajo y futuro".

Del mismo modo, el Intendente señaló que en el viaje pudo charlar solo con el Presidente, oportunidad en la cual le contó "cómo estábamos, cómo estaba la ciudad, que estamos haciendo, y lo que vamos a hacer", luego de lo cual le pidió compromiso, primero, con el agua potable porque es esencial y, segundo, conel Parque Industrial.

Balance

Más allá de todo esto, y a pesar de los esfuerzos de Bordet y compañía, la visita del Presidente de la Nación, Mauricio Macri, a Gualeguay, dejó el saldo positivo que puede dejar la llegada a una ciudad del interior cualquier Jefe de Estado.

Si bien no se vieron esfuerzos de Bogdan y su gente por capitalizarla políticamente, el espaldarazo de la visita presidencial queda probado tanto en la actitud de la gente como en las reacciones de la oposición.

Gualeguay21