Federico Bogdan, quien era intendente de Gualeguay, falleció el último sábado en el Hospital Italiano de Buenos Aires, donde estaba internado producto de complicaciones a partir de su contagio de coronavirus. Tanto a su llegada, el mismo sábado, como en el último adiós, ayer domingo, el pueblo se volcó a las calles en una explícita muestra de reconocimiento, cariño y respeto. El futuro institucional.

La ciudad del sur entrerriano se sumió en una profunda tristeza a partir de conocer, en el mediodía del sábado, la muerte de su intendente, un reconocido dirigente de la sociedad civil con una dilatada trayectoria en instituciones intermedias, desde donde materializó, durante décadas, su solidaridad en ayuda y asistencia a quienes las estuvieran necesitando.

A los largo de su vida, Bogdan ha demostrado su hombría de bien, su solidaridad y su honestidad, valores que su comunidad reconoció entre lágrimas tanto ayer como hoy. Ayer, al recorrer la ciudad arriba de una autobombo de Bomberos Voluntarios, y hoy en el coche fúnebre que lo llevó hasta el cementerio local.

Si bien fue conmovedora la multitudinaria presencia de gente en las calles al paso de su féretro, ya que, por cuestiones sanitarias, no se permiten ni los velorios ni los entierros, también lo fueron las innumerables expresiones en las redes sociales, donde cientos de testigos compartieron su dolor, anécdotas, fotos, testimonios, los cuales se mezclaban con múltiples envíos de condolencias a sus familiares.

El futuro institucional

Más allá de esta despedida profundamente emocional, el fallecimiento del intendente significa un cambio institucional en las responsabilidades políticas que dirigen Gualeguay. Tal cual lo hizo apenas Bogdan fue internado, y en un todo de acuerdo con la Ley de Municipios 10.027, la viceintendente, la Arq. Verónica Berisso, continuará como Presidente Municipal, cargo que será confirmado próximamente por la Justicia Electoral.

Por otro lado, y también según la misma ley, el vicepresidente primero del Concejo Deliberante, y jefe de la bancada mayoritaria y oficialista, Efraín Martinez Epele, continuará ejerciendo la presidencia de ese cuerpo, pero sin perder su voto como concejal.

De este modo, y más allá de los siete días de luto decretados el pasado sábado, la Municipalidad de Gualeguay ya tiene sus responsables políticos definidos, solo le queda a estos enfrentar, y superar, el trauma emocional que significó la muerte de su líder político.

Gualeguay21