En la mañana de hoy lunes, personal del Hospital San Antonio se reunió con la Dirección del mismo para reclamarle por la situación sanitaria del nosocomio y rogarle por favor restaure los controles de ingreso removidos el pasado 31 de diciembre. La solución ofrecida por el Director fue que los trabajadores conformen una pyme que preste ese servicio, servicio por el cual estaba dispuesto a pagar 100 pesos la hora. Indignación entre el personal.

Desde principio de mes, los accesos al hospital se encuentran liberados, ya que la Dirección del nosocomio dispuso dejar de gastar en esos controles y exponer el ámbito hospitalario a un innecesario y peligroso riesgo sanitario. Hasta ese momento, quienes querían ingresar al edificio debían acreditar la necesidad, a la vez que no podían ingresar más de una persona por internado. "Siempre nos cuidamos, en especial en la sala, donde estamos protegidos, pero ahora nos contagiamos en los pasillos", se lamentan, preocupados, los trabajadores.

De acuerdo a lo manifestado por los trabajadores nucleados en ATE y otros autoconvocados, la disposición de la Dirección, según lo expresado por el Dr. Jorge García, no se revería, ya que obedecería a "bajadas de línea" del Ministerio en cuanto a no pagar sueldos en negro. Del mismo modo, García les reconoció a los trabajadores que había buscado alternativas privadas para tercerizar ese servicio, pero que las encontradas excedían su presupuesto.

Frente a esta situación, el Director le propuso al personal que resuelvan entre ellos, creando una empresa tipo pyme que, a partir de las horas extras de los trabajadores, le brinde ese servicio al hospital, por el cual pagaría 100 pesos la hora.

De ese modo, el Director, hábilmente, le trasladó un problema propio de la administración al personal, mientras que los peligros sanitarios los corren los trabajadores, los pacientes y la gente en general. Ante esta respuesta, el personal decidió hacer público lo ocurrido, y la problemática sanitaria que esto significa, e hizo saber su indignación ante la actitud de la autoridad hospitalaria deslindando las responsabilidades que le son propias y, a la vez, poniendo en riesgo, sin ningún tipo de prurito, la salud de trabajadores y pacientes

Por último, cabe señalar que la intención de tercerizar servicios de García no es nueva, ya que no solo se la manifestó repetidas veces a los servicios de lavado y limpieza, sino que ya aplicó, parcialmente, con la provisión de viandas. Este concepto, por cierto controvertido, es muy criticado por la.sociedad, porque podría se prestaría fácilmente a hechos de corrupción.

Gualegusy21