Sin lugar a dudas fue un 9 de Julio diferente, un Día de la Independencia distinto. Un fin de semana largo que muchos le dedicaron, en parte, a viajar para expresarse, para manifestarse, para reclamar. Ese fue el contexto en que se desarrolló la jornada de protesta autoconvocada por afuera de las instituciones ruralistas, desde distintos puntos del país, en desacuerdo con el gobierno nacional y su errática política económica. Allí, Gualeguay estuvo presente, y Gualeguay21 fue hasta allá a registrarlo.

Lo señalaron como un acto político, y lo fue, como lo es cualquier manifestación popular convocada espontáneamente desde las bases. Tal es así que la única bandera que flameó fue la argentina, y el único cántico entonado fue el Himno, mientras como panfleto se repartieron ejemplares de la Constitución Nacional. No hubo chiripanes, ni siquiera una venta de café. Lo único que vendían eran banderas.

Los manifestantes también eran diferentes. Muchas familias y grupos eterogéneos, de jóvenes y de veteranos, de hombres y de mujeres, todos llegados desde los más diversos rincones del país por sus propios medios. Desde Gualeguay, varios vehículos llegaron hasta el encuentro a la vera de la autopista, a la altura de San Nicolás, y sus banderas se vieron flamear entre la multitud presente. Se trataba, en su mayoría, de productores, algunos independientes y otros de la Sociedad Rural local.

En ese contexto se desarrolló, primero, una marcha a caballo, en la cual se destacó la presencia de los Gauchos de Güemes, y, luego, tomaron la palabra distintos referentes sociales y de otros sectores, alzando su voz en defensa de los derechos y las libertades constitucionales que ven avasalladas por el gobierno actual.

Por último, cabe señalar que causó incomodidad en muchos de los presentes la entrada cinematográfica, a caballo, de la dirigente del Pro, Patricia Bullrich, tiñendo el banderazo de San Nicolás de un sentido político que no estaba previsto en la convocatoria, la cual era opositora pero apartidaria.

Gualeguay21