En la siesta de hoy sábado, en el acto oficial de una nueva exposición gualeya, el presidente de la Sociedad Rural Gualeguay, Jacinto Debali, se dirigió a la platea, donde estaban presentes dirigentes del ruralismo provincial y nacional, autoridades, socios y empresarios del sector. En su discurso, el dirigente repasó la realidad del campo en el contexto general y particular, mientras que fundó sus conceptos en tres palabras claves que siente que sintetizan el año transcurrido: utopía, sentido común y libertad.

"Ni hablar de lo que hemos trabajado en lo gremial en este año tan duro que estamos atravesando, arrancamos el año con un intento de intervenir el mercado de maíz, un mercado de trigo ya intervenido, el cierre de las exportaciones de carne, que, a su vez, desnudó un eterno conflicto de intereses con el sector de los grandes frigoríficos exportadores, hoy con una apertura parcial pero que de ninguna manera nos conforma".

"Sabiendo lo que iba a ocurrir, actuaron igual que en 2008, sin importarles que están destruyendo el sector agropecuario, el mismo sector que hace grande a este país", remarcó el dirigente, y explicó: "porque cualquiera en el mundo reconoce a Argentina por ser un país ganadero de excelencia, y lo están destruyendo, y la carne no bajó ni 2 pesos". A la hora de enumerar los males del campo, Debali señaló "los caminos rurales, obsoletos con años de desinversión, los impuestos disparatados, el atropello institucional, la corrupción, y muchos otros problemas que atacamos con acción gremial".

"En el gremialismo trabajamos todos los días para tratar de solucionar problemas", sintetizó, y arengó a los productores señalando que "es por eso la importancia de que nos apoyen, desde el lugar que más los represente, la FAA, el cooperativismo, la SRA, o la CRA. Pero le pedimos que se involucren". En ese sentido, el presidente de la Rural gualeya aseguró que "los problemas se atacan desde adentro, nunca desde afuera". 

Al respecto, Debali confió en que no siempre todo esto sea una utopía, y que con esfuerzo se haga realidad tanto trabajo, y afirmó: "La utopía está en el horizonte, vos caminas dos pasos y ella avanza dos pasos, pero el horizonte avanza 10 pasos y te la pasas caminando. Pero de eso se trata la utopía, de caminar, de avanzar, de seguir haciendo. Lo importante es el camino". Y prometió, enfático, "lo imposible solo cuesta un poco más".

En el mismo sentido, manifestó que todo el campo debe estar unido y organizado, con legisladores y funcionarios que defiendan al sector, e impongan criterios convenientes para nuestro sector, y aseguró que "seguramente serán convenientes también para el país", y explicó: "Porque con las políticas de este gobierno estamos y estaremos siempre a la defensiva del permanente ataque, teniendo que explicar cosas obvias, y aquí lo que se ha perdido es el sentido común. Dicen que es el menos común de los sentidos".

De ese modo, el dirigente pidió a los productores "que recuperemos la capacidad de asombro, que no nos desentendamos de lo que nos pasa, que nos involucremos, aunque sea hagámoslo por nuestros hijos, por su futuro", e insistió: "Nos están condenando al fracaso y no lo vamos a permitir, no seamos indiferentes a este, ni a ningún tema, somos un gran país, no podemos tolerar estos niveles de pobreza, de desnutrición infantil, bajo acceso a la escolaridad, acceso a planes sociales pero no a un trabajo digno que nos permita progresar, a niveles de inflación que licuan la renta o los salarios en muy poco tiempo, a los altísimos impuestos totalmente distorsivos, a que no podemos abrir una pyme porque vamos a morir en el intento, a que no podemos vender lo que producimos, a que el gobierno decide que se puede hacer y que no".

Ya hacia el final, Debali pidió: "No nos acostumbremos, no seamos indiferentes... ¡reaccionemos carajo!", y agregó: "Es ese sentido común que estamos perdiendo el que debe decirnos que este no es el camino y actuar en consecuencia", ante la tribuna de productores y dirigentes del sector. "Se trata de que nos estén coartando la libertad de acción, la libertad de decidir", agregó que "la libertad es la capacidad que tenemos de actuar bajo nuestros propios criterios, valores y voluntad; sin más limitaciones que el respeto a la libertad de otros", y cerró: "La libertad es un bien impagable. Seamos conscientes de su valor. La libertad debe ser el denominador común que debemos tener todos para salir a defendernos. Ese debe ser nuestro límite".

Gualeguay21