En la mañana de hoy miércoles, el Gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, visitó nuestra ciudad, pero no para abordar la problemática de inseguridad, o las fallas de la justicia, o la falta de policías, o el traslado de Soychú, o alguno de los tantos problemas que agobian a los gualeyos, sino para participar de sendos actos de licitación e inauguración de obras, y para ser homenajeado como Huésped de Honor de la ciudad por el Poder Ejecutivo Municipal local. Para honrar al mandatario, se reunieron la Intendenta Verónica Berisso, sus funcionarios, sus pares provinciales, y la Diputada Paola Rubattino. El Senador Francisco Morchio, del Pro, no participó.

De acuerdo a su texto, el Decreto municipal 147, fechado el 8 de febrero, funda su decisión en que es "un honor recibir al Primer Mandatario Provincial en Visita Oficial a nuestra ciudad", y que su llegada "representa para nuestro Pueblo un expreso reconocimiento al logro y concreción de la gestión, de real importancia y significación, por tratarse de la inauguración de una serie de obras en bien de la comunidad". En base a esto, en su artículo primero, el Decreto dispone que se "declare Huésped de Honor de la ciudad de San Antonio de Gualeguay mientras dure su presencia en la misma al Gobernador de la Provincia de Entre Ríos, Cr. Gustavo Eduardo Bordet y a los funcionarios que forman parte de su gabinete".

En el marco de su visita, el Gobernador y su comitiva, acompañados por la Intendenta y la suya, más la Diputada Provincial Paola Rubattino y la Diputada Nacional Marcela Antola, inauguraron la nueva Unidad de Nivel Inicial (Jardín de Infantes), ubicada en Av. Illia, entre Belgrano y Alem de nuestra ciudad, para luego también realizar la apertura de ofertas de las obras de la Escuela Nº 37 Juan Bautista Ambrosetti y de la Escuela Nº 23 Zamba de Vargas, Distrito Sauce.

 

De este modo, en un hecho sin precedentes, el Gobernador Bordet, referente del kirchnerismo entrerriano que, en su primera gestión, y en lo que va de esta, poco pudo hacer por su provincia, en general, y por Gualeguay, en particular, y quien, por eso, perdió estrepitosamente en las últimas elecciones, fue ayer exageradamente agasajado y homenajeado por el gobierno de Berisso, junto a la legisladora Rubattino, y sin la participación del Senador Francisco Morchio, ante la mirada atónita del arco político provincial.

Gualeguay21