La energía eléctrica llega a los entrerrianos a precios exorbitantes, pero, parece ser, que no sería culpa de Salto Grande, sino de la carga impositiva que le cargan los gobiernos provinciales y municipales.

Según un video realizado por la propia generadora, la Nación determina el precio de la energía y el transporte, lo cual conforma el costo por la cual ingresa al sistema nacional y llega a las distribuidoras.
Por su parte, estas últimas le cargan a ese costo los gastos operativos y comerciales propios de la distribución, más sus utilidades, conformando así el costo con que la energía llega al consumidor.
Ahora bien, en el caso de la provincia de Entre Ríos, de acuerdo a lo explicado desde Salto Grande, ese costo sufre la normal carga impositiva de 21 por ciento de IVA, más un 13 por ciento que le carga el Gobierno Provincial, más lo que disponga cada municipio.
Por ejemplo, las municipalidades de Concordia y Paraná cargan con casi un 24 por ciento, totalizando una carga impositiva total de casi el 58 por ciento, las más altas del país, mientras que la comuna de Gualeguay impone casi un 17 por ciento, totalizando casi un 38 por ciento.
Ahora bien, comparando estos costos con aquellos de las provincias vecinas de la región, la presión impositiva que sufren los entrerrianos es exageradamente mayor, ya que en Corrientes solo cargan el 21 por ciento del IVA, en Santa Fe llega al 29 por ciento (1% de la provincia y 7% de las comunas), y en Córdoba al 31 por ciento (solo el 10% de la provincia). 
Con todo esto, Salto Grande está señalando que no solo no es responsable del costo de la energía para los entrerrianos, el cual lo definen la Nación y Enersa, sino que la exagerada diferencia con otras provincias radica en la carga impositiva que imponen a los consumidores la Provincia y las comunas.
Esta realidad económica entrerriana, no solo atenta contra los bolsillos de los ciudadanos, sino que, también, encarece la cadena comercial y deja fuera de competencia a toda la producción provincial.
Gualeguay21