La bancada de senadores de Cambiemos divulgó las distintas voces contrarias a apurar los tiempos electorales, a la vez que se turnaron en argumentar que la reforma política requiere debate y debe ser aplicada recién a partir de 2023. 

En un artículo de Luz Alcain para Página Política se aborda la posición de los legisladores, se reproducen conceptos del presidente del bloque, Francisco Morchio, y del resto de la bancada.

"No vemos que haya una razón lógica para realizar una elección separada de la nacional. Creo que lo que se pretende es sacar una ventaja electoral, nada más", dijo Morchio en el marco de una declaración pública que el bloque difundió este sábado dando a conocer distintas voces en el Senado contrarias a una elección adelantada.

"No estamos de acuerdo con que los entrerrianos paguemos una elección. Tampoco con que un gobernador cogobierne casi un año con el elegido ni con que tengamos dos elecciones más que las habituales", concluyó.

En el mismo documento, el radical Raymundo Kisser consideró que este "no es el momento más propicio para aprobar la reforma política", a la vez que considero que "no se puede hacer una reforma política en vísperas de un proceso electoral" Y que es necesaria "una reforma política, incluida la reforma electoral profunda, con una mirada hacia el futuro y no en base a la coyuntura".

Para cerrar, Kisser entendió que se debe "discutir una ley, una reforma política en serio, hablar de los partidos políticos y de su financiamiento, y la forma de elegir. Debemos sacar una ley que perdure en el tiempo".

De este modo, en lo reproducido por Página Política queda claro que los senadores de Cambiemos coincidieron en que la reforma política debe ser de aplicación recién en los comicios de 2023, postergando de ese modo cualquier innovación en el sistema electoral.

Gualeguay21