La Diputada Nacional Elisa Carrió disertó ayer jueves en el Foro de CEER y afirmó que, dentro de Cambiemos, los radicales harán lo que les digan el presidente Macri y ella, a la vez que aseguró que ella los maneja desde afuera, como su revancha personal por ser misóginos.

De este modo, cerrando el multitudinario Foro que realizó el Consejo Empresario Entre Ríos por sus 20 años, Carrió aprovechó su exposición sobre transparencia para describir la jugada de la oposición para promover una salida anticipada del Gobierno de Cambiemos.
Sobre este particular, Carrió sostuvo: "Me quisieron dividir a mi. No crean. Yo defiendo la República. Si gana Macri gana la República y gano yo". "Yo no quiero cargos. Y nadie puede vencer al que no quiere nada. Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos", agregó, para cargar un poquito las tintas políticas en la tarde entrerriana.

En ese sentido, la Diputada, ácida, remarcó: "Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una ex miembro que los maneja desde afuera", y celebró: "¡Es divino! ¡No saben!", Para, finalmente, rematar: "Es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera". El recuerdo de Carrió desató iracunda reacciones en el seno del radicalismo entrerriano.
Por último, Carrió advirtió a los presentes: "Sé que estos seis meses son durísimos, que hay un intento de golpe muy fuerte a diciembre. Por eso les pido la donación masiva...".
Gualeguay21