En su última sesión, el Senado entrerriano sancionó un proyecto de comunicación redactado por el Senador Francisco Morchio y dirigido al Poder Ejecutivo Provincial, solicitando que a través del Consejo General de Educación y del Ministerio de Salud, impulse la realización de capacitaciones sobre Enfermedades Raras y Poco Frecuentes.

Estas capacitaciones serían para docentes y personal educativo de todos los niveles, como una vía para que puedan recibir información sobre estas patologías y comprender las necesidades del alumno que la padece, según se informó.

El autor del proyecto, Francisco Morchio (Cambiemos-Gualeguay), al hablar en la sesión donde la iniciativa recibió el apoyo unánime, enfatizó que “se trata de un texto que fue enriquecido por los integrantes de la comisión de Educación, Ciencia y Tecnología”.

Explicó que “se considera enfermedad rara o poco frecuente a aquella patología que afecta a una persona cada 2000 y este pedido apunta a lograr inclusión en el sistema educativo de quienes pueden llegar a padecerla. Entender lo que padece un alumno ayudará a responder de mejor manera a sus necesidades, se indica en los fundamentos”.

“El objetivo es que el personal docente y no docente pueda adquirir capacidades para responder las necesidades de los estudiantes”, agregó.

Morchio afirmó que “la educación es una herramienta imprescindible para mejorar la calidad de vida de los chicos con enfermedades raras, y la escasez de información sobre el tema hace que muchos niños encuentren dificultades en su desarrollo, no por la dificultad en sí, sino por las repercusiones que esta tiene en su vida cotidiana”.

Para el legislador, acompañar a los alumnos durante el proceso de aprendizaje poniendo especial atención en aquellos que pueden tener alguna dificultad, es un aporte importante.

Y contó sobre el caso de Martina. “Es una alumna del secundario en la Escuela Normal de Gualeguay, una buena alumna, sin dificultades para el aprendizaje, pero sufre un síndrome de los encuadrados en enfermedades raras o poco frecuentes. Cuando la enfermedad se le manifiesta, tuvo un año escolar malo que la llevó a repetir el curso. Pero en lugar de enojarse con la escuela o los docentes, ella y su familia comenzaron a dialogar con los docentes, para explicarles lo que pasaba y por qué deben acompañar a los niños”, comentó Morchio a sus pares.

Por último, el legislador gualeyo elogió que “fueran los propios docentes los que demandaran ser capacitados para poder enfrentar este tipo de situaciones”.

Gualeguay21