Imprimir

El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, presentó a la legislatura provincial un proyecto de ley de emergencia económica, sanitaria, administrativa y previsional por el impacto de la pandemia de coronavirus. Busca recursos con aumentos de impuestos y de aportes jubilatorios, más un límite a los aumentos paritarios. Enérgico rechazo de sectores gremiales.

El pasado viernes se conoció un proyecto del Gobernador Gustavo Bordet que apunta a resolver la enorme caída de la actividad económica y la necesidad de encontrar recursos para cumplir con las obligaciones corrientes y sostener las demandas del sistema sanitario.

Para esto, el mandatario reconoció que el proyecto  promueve un esfuerzo colectivo de quienes tienen mayor capacidad contributiva, por el término de un año, y se lo propone con un aumento de impuestos a las droguerías, con un aporte de los campos de más de mil hectáreas, con una carga al sector financiero, y con un aumento de los aportes a la caja de jubilaciones.

Del mismo modo, buscando cierta equidad en este esfuerzo de los que más tienen, el proyecto propone que ningún organismo del Estado podrá incrementar sus haberes por afuera de las paritarias.

Si bien el proyecto recibió el apoyo de intendentes, legisladores y políticos alineados con el gobierno, desató una ola de rechazos por parte de sectores políticos y sindicales.

Los puntos del proyecto

1. Aumento de la base imponible para el pago de impuestos de las entidades financieras.

2. Aumento de la alícuota de Ingresos Brutos para la actividad de comercio mayorista de medicamentos para uso humano, droguerías, del 1,6 por ciento al 4.

3. Aumento extraordinario del 10 por ciento del inmobiliario rural en inmuebles de más de 1.000 hectáreas.

4. Aumento de los aportes de los activos y pasivos a la caja de jubilaciones en los haberes mayores a 75 mil pesos.

5. Ningún organismo público podrá subir los salarios por fuera de los acuerdos paritarios entre el Gobierno y los gremios.

Críticas

Más allá del encono ligero de algunos sectores gremiales, se han alzado críticas con argumentos que ponen en duda la profesionalidad misma de la medida, y sus intenciones, las cuales podrían estar destinadas solo a simpatizar con el gobierno central.

Si bien muchos ven de buen grado el cargo al sistema financiero y la paritaria para todos y todas, todos coinciden en apuntar errores en los otros tres puntos.

Por ejemplo, resaltan que el aumento de los Ingresos Brutos a las droguerías será trasladado, directamente, a los remedios, de modo de que ese dinero se le sacará, compulsivamente, a los enfermos, rehenes de una situación desafortunada.

Por otro lado, señalan que el plus al impuesto inmobiliario para establecimientos mayores a mil hectáreas peca de injusto, ya que un campo alto de 500 has. dedicado a la soja en el sur provincial rinde mucho más que uno de 1000 has. dedicado a la cría en el norte, y, muchísimo más, que uno de 2000 has. dedicadas al engorde en las islas. Dicho de otra forma, de ese modo, no tributarán campos ricos y sí lo harán campos pobres.

Por último, el aumento de los aportes a la caja de jubilaciones, más allá de lo perverso, no contempla la variable inflacionaria, gracias a la cual, en lo inmediato, incorporará a todos los empleados públicos en la medida.

Gualeguay21