Finalizada la primera quincena de la temporada de verano, los prestadores turísticos de la provincia vemos con mucha preocupación la caída de la actividad en Entre Ríos y el intento de la Secretaría de Turismo de disimular ese fracaso con números incorrectos. El sector privado, representado por la Cámara Entrerriana de Turismo, entiende que esta situación es producto exclusivo de la indiferencia e inacción de las autoridades, las cuales, pese a los reiterados pedidos, se negaron a hacer lo que se debía.

En un comunicado, la CET entendió que el sistema turístico entrerriano se encuentra diezmado por la falta de respuestas y sostenimiento del Estado provincial, el cual, a través de su Secretaría de Turismo, dependiente del Ministerio de la Producción, se mantuvo ausente a lo largo de toda la crisis económica - sanitaria que sufrimos. En este contexto, un significativo número de prestadores decidieron no abrir sus puertas en esta temporada, mientras que otros cerraron definitivamente.

Al mismo tiempo, por cuestiones de seguridad sanitaria, gran parte de la hotelería debió aplicar protocolos que le redujeron su oferta al 50 porciento. En este escenario, es importante aclarar que los niveles de ocupación informados por la Secretaría de Turismo se confeccionaron tomando la actual capacidad, mostrando una situación que nada tiene que ver con la realidad que atraviesa el sector esta temporada, luego de un traumático año.

Ahora bien, para evaluar la situación que atraviesa hoy el sector basta comparar los 175 mil turistas que llegaron esta quincena a Entre Ríos, con los 425 mil que hicieron lo propio en el mismo período del año pasado, cuando la ocupación rondó el 85 porciento.

De este modo, en números generales, los prestadores demuestran que los niveles de ocupación real de esta quincena no superaron el 35 porciento mientras que, solo en casos excepcionales, alcanzaron el 40 porciento, un nivel de ocupación que compromete nuevamente al sector con pérdidas de competitividad, menos generación de empleo y, sobre todo, empuja un poco más hacia la quiebra a los complejos que aún sobreviven.

De igual manera cabe destacar que en otras provincias del país, donde el Estado estuvo presente en la recuperación de la actividad, los niveles alcanzados en esta primera etapa rondaron el 75 porciento de ocupación, tomando Córdoba como ejemplo, ya que, al igual que Entre Ríos, integra la Región Centro. 

Por último, siendo el turismo el sector que mayor cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos genera, y que su colapso ha destruido innumerables empresas y miles de personas perdieron sus empleos, desde la Cámara Entrerriana de Turismo sostienen que es esencial y urgente que el gobierno se avenga a actuar de acuerdo a las exigencias del caso, y que se planifiquen estrategias que revivan el turismo a corto y mediano plazo.

Gualeguay21