Imprimir

Estamos a casi tres años de las próximas elecciones, y la oposición, que no es distinta al oficialismo, ya quiere incendiar el gobierno. Pero no se ve a nadie dedicado a construir política, solo hablan y publican. En ese escenario llega Rogelio Frigerio a Entre Ríos. Eso demuestra que puede ser verdad que quiere ser gobierno en la provincia, y, seguramente, llegará al trono, pero el misterio es si podrá gobernar.

Recordemos que la perforance electoral de Cambiemos siempre ha sido buena en Entre Ríos, pero, lamentablemente, y a pesar de ser gobierno nacional, nunca supieron aprovechar eso para construir políticamente una propuesta sólida, y el radicalismo y el Pro solo repitieron vicios del pasado, predominando políticos de la talla de De Ángeli, Benedetti y Fregonese.

A este fracaso, sutil, pero fracaso al fin, del Cambiemos entrerriano, se sumó el fracaso nacional de 2019, gracias al cual el kirchnerismo recuperó el poder, y los argentinos nos quedamos sentados esperando la carroza, o el cambio prometido. Un cambio que seguimos esperando, pero que unos no quieren darnos, y otros ni siquiera saben cómo darlo.

Y así llegó la bendita pandemia que puso todo de cabeza. Bendita porque le vino como anillo al dedo a toda la clase política, ya que ya la esgrimen de excusa, tanto de uno como de otro sector, para lo que sea que no pueden o no quieren hacer. Una pandemia que plantea una nueva realidad para la cual ninguno está preparado, pues se trata de una nueva realidad en la que no queda otra que gobernar, algo que no se hace en este país desde hace mucho tiempo.

Entendamos por gobernar administrar, ordenar y desarrollar un territorio, y no los relatos fundados en fotos y discursos que nos vendieron unos y otros en un pasado no tan lejano.

Esto hace que gobernar, de acá en más, sea todo un desafío, ya que no solo no va a haber caja, o, por lo menos, no esas que permitían el despilfarro y los vueltitos, sino que, tampoco, va a haber gente preparada o interesada para gobernar, ya que esta nueva realidad va a provocar que la política vaya dejando de ser el principal generador de ricos, y de vagos, y se generen vacíos más que importantes que nadie sabe cómo se llenarán.

De sus dichos el otro día, se desprende que Frigerio, un pura sangre de la política, sospecha algo de todo esto, y, lo bueno, sería que no le teme y aspira a gobernar igual. Palabras más, palabras menos, la verdad es que los políticos enfrentan un nuevo escenario, en el que deben inventar una nueva matriz de costos y beneficios, y el misterio es si saben cómo hacerlo.

En el caso particular de Frigerio en Entre Ríos, el quid de la cuestión es si Cambiemos, o cualquiera de sus rótulos, puede construir política para ganar las elecciones, y, después, de acceder al trono, si puede gobernar, o va a ser más de lo mismo. Construir política, de ahora en más, significa consolidar un proyecto cierto en el colectivo entrerriano, no un relato, y que esté representado por referentes comprometidos con ese proyecto y no con sus intereses particulares, mientras que gobernar significará administrar, ordenar y desarrollar la provincia, de forma sustentable, en beneficio de todos los entrerrianos.

Pero eso no es todo. Frigerio solo no lo podrá hacer, y no solo necesitará de un Poder Ejecutivo capacitado y comprometido a la altura del desafío, sino que, también, necesitará bloques legislativos de similares atributos, con los cuales enfrentará un Poder Judicial absolutamente funcional al poder saliente, y un cuarto poder, la prensa, viciado por la necesidad de la pauta oficial. O sea que Frigerio, si llega al gobierno, deberá gobernar solo con un poder y medio, pues los otros dos y medio pueden llegar a complicarle la vida.

En definitiva, Frigerio es y será bienvenido a la provincia, y, seguramente, podrá acceder a su gobierno, pero la cuestión es, y seguirá siendo, si podrá contar con los recursos humanos para poder darle a los entrerrianos lo que ellos se merecen. A lo largo de los próximos tres años se irá confirmando esa verdad y se irá revelando ese misterio.

Norman Robson para Gualeguay21