En noviembre de 2021, en el Concejo Deliberante de Paraná, los concejales Anabel Beccaría y Emiliano Murador de Políticas para la República ingresaron un proyecto de ordenanza para instituir, aprovechando la autonomía de los municipios, el sistema de Boleta Única de Papel para la elección de Intendente y Concejales en 2023. Un sistema similar al de Santa Fe y Córdoba que abarataría y transparentaría las elecciones, a la vez que cambiaría las costumbres en campaña. Al igual que ocurrió en el 2018, de cara a las elecciones 2019, el tema se renueva y, desde Paraná, PR reinstala la idea para este 2023, aunque la política entrerriana sigue prefiriendo la "sábana".

Se trata de una votación por la cual la mesa le entrega al votante una boleta por cada categoría (cargo electivo), diferenciadas por colores, con los candidatos a votar para la misma, y una birome. En cada boleta, el elector marca con la birome el candidato de su elección, dobla la boleta, y la introduce en la urna. Por ejemplo, en la boleta de intendente, de X color, están fulano, mengano y catalano, cada uno con un lugar donde marcar. Si Mengano es el elegido, se marca su espacio con la birome, se dobla la boleta y se la introduce en la urna. A la hora del conteo, se abren las urnas, se agrupan las boletas por cada color, y se computan los votos para cada uno de los candidatos.

Pero el problema de este sistema es que altera las costumbres proselitidtas y electorales que tanto simpatizan a nuestros políticos, desde el reparto de boletas hasta el acomodo de desconocidos en la famosa "lista sábana". Según explicaron quienes proponen este cambio en la capital provincial, y alientan su aplicación en el resto de la provincia, "este sistema difiere mucho del actual, ya que el ciudadano se encontraría con una sola boleta donde estarían todos los candidatos y el ciudadano simplemente debe tildar el que elija. Luego de elegir estos cargos, el papel se dobla y se introduce dentro de la urna".

Cabe resaltar que se trata de un sistema mucho más ágil y simple, que reduce significativamente la impresión excesiva de boletas, y que, por ello, genera un beneficio a nivel ecológico, a la vez que coloca a todos los candidatos y partidos en igualdad de condiciones, tal como ocurre en las provincias de Santa Fe y Córdoba. Al mismo tiempo, un sistema de estas características reduciría el costo de las elecciones en miles de millones de pesos.

De este modo, el elector de Paraná, al igual que aquel de cualquier municipio que decida implementar este sistema, a la hora de emitir su voto, recibiría dos boletas, una donde va a encontrar todos los candidatos a intendente y otra donde va a tener todos los concejales. El elector solo deberá hacer su elección en cada boletq marcando una cruz.

Por último, cabe recordar que el propio Gobernador Bordet, en 2018, presentó ante el Senado provincial un proyecto de ley para aplicar en las elecciones de 2019, el cual no prosperó en aquel momento, y, en 2020, volvió a manifestar su pretensión en su discurso en la apertura de sesiones. Claro está que esta reforma no simpatiza a los políticos actuales de uno u otro sector, ya que les altera la definición de candidatos y les cambia su forma de hacer campaña, complicando su tradicional estilo de construcción política.

Norman Robson para Gualeguay21