El gremio de la UATRE, que aúna a los peones rurales y estibadores, le reclamó hoy a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que homologue el aumento salarial del 35,7 por ciento que el sindicato acordó con las patronales, según los gremialistas, y retrucó las declaraciones de la mandataria durante la conferencia de la UIA.

Mediante una durísima solicitada publicada en los diarios nacionales, el gremio le espetó a la Presidenta que sus funcionarios "no defienden los intereses de los trabajadores del gremio" sino que, al contrario, los "discriminan". E insistieron que existe una "maniobra de viejas usanzas de la dictadura militar", al querer "imponer sin argumentación alguna la rebaja salarial".

 

 

 

La "carta abierta" denunció: "Señora Presidenta, estamos en condiciones de decirle que sus representantes en la CNTA no están alineados con sus declaraciones respecto de favorecer al sector más vulnerable. En forma arbitraria e inconsulta, han dictado unilateralmente la resolución que ignora el acuerdo de partes, aprobando un aumento salarial de sólo un 25 por ciento y privando a nuestros representados de una mejora sustancial".

El sindicato pilotado por Gerónimo "Momo" Venegas repasó el discurso que la mandataria ofreciera en la Conferencia Anual de la UIA y remarcó que la mejora salarial lograda por los trabajadores rurales "no fue respetada por sus representantes en la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que funciona en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Nación".

La UATRE siguió: "Nos negaron rotundamente la mejora salarial pactada con los representantes del sector agropecuario. Cabe recordar que usted calificó en reiteradas oportunidades a los trabajadores rurales 'como los peores pagos de la Argentina'", le recordó el sindicato de los rurales en la solicitada.

Perfil