Si bien la Mesa de Enlace decidió continuar con el cese de comercialización de hacienda hasta el miércoles 2 de junio, y la Sociedad Rural Gualeguay acompaña esa medida, la entidad gualeya adoptó una posición más cauta, en consideración por la situación de los pequeños productores, a la vez que denunció un acuerdo espurio entre el Gobierno Nacional y el consorcio de grandes exportadores, por el cual el primero recibe cortes baratos y el segundo ventajas competitivas por sobre los exportadores chicos.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, también conocida como Mesa de Enlace, decidió extender cinco días más el cese de comercialización de hacienda que finalizaba hoy viernes, ya que el camino elegido por el Gobierno "no va a lograr que los precios internos de la carne bajen, sino que van a tener el efecto contrario al buscado”. En este sentido, la Mesa recordó que ya han demostrado, con cifras concretas, que, cuando en el pasado se tomó un sendero similar, los precios de la carne en el mercado interno, lejos de bajar, se incrementaron más de un 50 porciento por sobre el promedio del resto de los precios de la economía.

Del mismo modo, la entidad insistió en que el productor no es el formador de los precios, ni el causante de la inflación, sino que es el eslabón más débil de una cadena compleja, dinámica y muchas veces con intereses en pugna que debieran ser concertados. Al mismo tiempo, remarcó, hay que es preciso atacar el aumento de precios en "sus verdaderos orígenes: una economía descontrolada, un gasto público desmedido y la emisión de pesos".

Ahora bien, la Sociedad Rural Gualeguay, aunque entendió la necesidad de acompañar la decisión de la Mesa de Enlace Nacional de continuar con la medida, reconoció tener "una mirada particular respecto a si debe continuar o no el paro", y entendió la situación del productor, quien tiene cuentas por pagar y que siempre, como sector, paga "el pato de la boda".

De ese modo, el paro continúa hasta el próximo martes, pero los dirigentes gualeyos dieron fueron un paso más allá y denunciaron un "arreglo entre el Gobierno y el consorcio ABC", grupo de grandes empresas exportadoras, el cual ya es demasiado visible, y afirmaron que "no hay que hacer mucho análisis para entender que el Gobierno le está pidiendo al consorcio, o sea a los grandes exportadores, cortes baratos, cortes subsidiados para volcar en las carnicerías del Gran Buenos Aires".

"El Gobierno cree que con carne barata ganará las elecciones", afirmaron desde la Rural de Gualeguay, y explicaron que quienes finalmente pagarán esa diferencia de precios serán los productores, que recibirán menos por el kilo de novillo, "sin tener en cuenta en lo más mínimo que ese novillo demandó años de inversión, riesgos y esfuerzo". En otras palabras, los ruralistas del sur entrerriano advierten que ese Consorcio "ofrece un beneficio a cambio de perjudicar a quien le provee lo que ellos exportan".

Pero eso no sería todo, según la Rural gualeya, sino que el favor que el consorcio le está haciendo al Gobierno es a cambio de cerrar las exportaciones de vaca con destino al mercado chino, concentrando todo el negocio y dejando afuera a los nuevos actores que comenzaron a participar de la venta de vaca a China. Sería un negocio redondo: la carne barata que necesita el gobierno para cumplir su objetivo político, y la concentración de las exportaciones entre los grandes exportadores, serían costeados con el esfuerzo, y capital, de los productores ganaderos.

"Abramos los ojos y entendamos por qué es importante mostrar la fuerza del campo en estos momentos tan duros que nos tocan vivir", arengan desde la Sociedad Rural Gualeguay.

Norman Robson para Gualeguay21