Un grupo de ciudadanos se autoconvocó para evitar que lleguemos, como sociedad, a institucionalizar la corrupción como modelo de gestión de los asuntos públicos, y para preservar nuestra Constitución, y nuestra institucionalidad democrática y republicana. "Hoy estamos ante el gobierno de una, y más de una, personalidad psicópata, manipuladora, perversa y cínica. El comportamiento individual de estas personalidades, y el resultado de esta crisis, es difícil de prever. El gobierno actúa con absoluta incapacidad para asimilar un resultado adverso. Reaccionan como el chico caprichoso que se enoja y se lleva la pelota para que nadie juegue", proponen desde un comunicado.

Se trata de Argentina Libre y Ética, entidad fundada el 19 de agosto de 2019, una semana después de las PASO previas a la última elección presidencial, ante la falta de capacidad de reacción política del gobierno de Mauricio Macri y sus aliados en aquel momento. Estos ciudadanos creen que es posible recuperar la ética política y quieren una Argentina democrática libre de corrupción, inflación, pobreza, nepotismo y violencia. 

Respecto del oficialismo, sostienen: "Lo único claro es que no aceptan la posibilidad del fracaso y mantienen el gran objetivo de recuperar votos y no perder la mayoría en el Senado. En definitiva necesitan preservar la cuota de poder suficiente para terminar con las causas judiciales que pueden llevar varias personalidades a prisión", y agregan: "Ellos no regresaron al poder público con vocación de servicio sino con la avaricia de seguir enriqueciéndose y garantizarse plena impunidad".

En un documento fechado en Buenos Aires hoy 17 de Septiembre de 2021, creen que, "en este escenario, la oposición debería actuar de modo inteligente y previsor", que "debería crearse un Comité de Crisis con capacidad de monitorear y reunir información para tener una visión lo más clara posible, capacidad de análisis, y, también, para definir propuestas de reacción, si fuera necesario", y entienden que ese Comité debería "transmitir mensajes públicos que preserven en la crisis la capacidad de mantener una comunicación clara y homogénea con la sociedad, según sea conveniente y según sea el curso de los acontecimientos".

Por último, esta corriente de ciudadanos, ya con presencia en màs de 10 provincias, advierte que, "ante la posibilidad de que todo esto sea una demagógica manipulación más de la opinión pública, con el único objeto de no perder la mayoría en el Senado, debemos contar con una oposición que desde ya se muestre activa y unida, tal como lo expresó el deseo de la sociedad democrática en el mensaje de las urnas"  a la vez que manifiestan estar "dispuestos a aportar nuestro compromiso ciudadano y vocación democrática para mostrar una oposición unida y alerta para orientar a la ciudadanía  en el curso de esta crisis institucional creada por la irresponsabilidad de gobernantes populistas y autoritarios".

Gualeguay21