En el día de ayer lunes, en el marco del pedido de nulidad de pruebas en la causa de las luminarias, por el cual Luis Erro y otros debieron recurrir a la Cámara de Gualeguaychú, la Dra Alicia Vivian solo anuló una pericia, lo cual, de no insistir alguna de las partes, daría luz verde para elevar el expediente a juicio oral y público.

De acuerdo a la información obtenida en los Tribunales de la vecina ciudad, los abogados de los imputados Luis Erro, Silvio Carballo y Cristian Fattor, los Dres Sebastián Erro, Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli, habían recurrido al Tribunal de Gualeguaychú para insistir en la nulidad de las pruebas obtenidas por la Fiscalía en su investigación de la estafa al Estado presuntamente perpetrada por los imputados.

Cabe recordar que el expediente se origina en una denuncia de la Municipalidad de Gualeguay donde señalan a Erro, Fattor y Carballo como involucrados en irregularidades en las compras realizadas a la empresa local RadioLux, de la familia Piaggio.

Entre los argumentos expuestos elocuentemente por los abogados de Erro y compañía, como ya es su costumbre, aludieron a la injerencia de intereses políticos en el tratamiento de la causa, la cual, "justamente", iba a definirse en plenas elecciones, en las que Erro aspira a ser electo senador departamental.

Al avanzar la causa en manos de los Dres Jorge Gutiérrez y Gamal Taleb, fiscal y coordinador del Ministerio Público Fiacal local, los defensores decidieron recurrir al Tribunal de Gualeguaychú para solicitar la nulidad de la enorme cantidad de pruebas en contra de los acusados: la documental administrativa de la Municipalidad, las inspecciones ordenadas, y las pericias realizadas por la Cdora Vanessa Parissi y  por el Tribunal de Cuentas provincial.

Frente a todo esto, y luego del debido análisis, la Dra Vivian determinó que, entre todos los elementos probatorios, solo podía anular la pericia de la Cdora Parissi, esposa de Hernán Vittulo, ex legislador a quien Erro señala como fantástico y oscuro promotor de todas las acciones judiciales en su contra, iniciadas por concejales de pasadas gestiones, particulares, periodistas y la actual administración, de las cuales el principal imputado asegura ser solo una víctima inocente.

De este modo, caída la pericia de Parissi, pero validadas todas las demás pruebas, y de no recurrir ninguna de las partes en un nuevo reclamo, la causa estaría en condiciones de elevarse a juicio, aunque, difícilmente eso ocurra en estos tiempos electorales.

Por último, llama la atención de quienes conocen íntimamente la causa que, con el grado de compromiso de los imputados que resulta de las pruebas, no esté imputado nadie de la empresa RadioLux, ya que difícilmente desconocería sus directivos los hechos fraudulentos presuntamente perpetrados por Erro y los otros.

Gualeguay21