A mediados de abril pasado, el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos dispuso movimientos de cargos de vocales que impactan negativamente en la estructura de los Tribunales de Gualeguay y Concepcion del Uruguay, y benefician a los de Concordia.

Según el Acuerdo General 09/19, firmado el 16 de abril de 2019, en el marco de las actuaciones 2022/2019, la Sala 1 de Proceso Constitucional y Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, integrada por los Dres Daniel Carubia, Miguel Giorgio y Claudia Mizawak, dispuso la reestructuración de cargos de Vocales de Tribunales de Juicio y Apelaciones de las jurisdicciones de Gualeguay, Concepción del Uruguay y Concordia.

Lo dispuesto, según reza el acuerdo, fue en base a un trámite originado en la Dirección de Gestión Humana ante la jubilación del Dr Alberto Funes Palacios, en Concordia, y de la Dra María Angélica Pivas, en Gualeguay, y ante la muerte del Dr Alberto Seró, en Concepción del Uruguay, todos vocales en sus respectivos tribunales.

De ese modo, los vocales del STJ resolvieron cubrir la vacante de Concordia, no cubrir las de Concepción del Uruguay y Gualeguay, y, esta última, convertirla en un cargo de Juez de Garantías para Concordia.

A pesar de los numerosos cargos para la Justicia consentidos por el Senado entrerriano en los últimos tiempos, el Superior Tribunal, sin estadísticas procesales que lo avalen, decide arbitrariamente restarle a las Justicias Gualeguay y Concepción del Uruguay un indispensable cargo de cámara y, en cambio, sumarle uno a la Justicia de Concordia.

Gualeguay21