Ante una nueva creciente de las aguas del río Gualeguay, el establecimiento La Calera, de la familia Po, reconstruyó nuevamente su terraplén e incumplió lo pactado con los vecinos y el Corufa, afectando gravemente la evacuación de ganados y familias.

Ya es una problemática de público conocimiento que dicha estancia, ubicada en la desembocadura del río Gualeguay en el Paraná, construyó arbitrariamente un terraplén, a lo largo de toda su costa, para evitar las crecientes, pero damnificando seriamente a sus vecinos inmediatos, quienes reciben toda el agua que dejó de escurrir naturalmente.

A raíz de esto, hace décadas que existen sendos reclamos ante el Consejo Regulador del Uso de las Fuentes de Agua, Corufa, que es la autoridad de aplicación de la Ley General de Aguas (Nro. 9.172) y está conformado por autoridades del Gobierno Provincial y de representantes de colegios profesionales y del sector productivo.

El principal impacto del terraplén de La Calera es que obstruye el escurrimiento natural de aguas por el arroyo Viraguay, razón por la cual los vecinos insistieron ante el Corufa su liberación. A raíz de ésto, finalmente, tiempo atrás, se logró que La Calera accediera a liberar ese arroyo, pero solo lo hizo cuando no había creciente.

Frente a la indiferencia del Corufa, y su tibia intervención, esta es la segunda vez que La Calera reconstruye su terraplén previo a la llegada de las aguas para proteger sus tierras de la inundación, pero afectando impiadosamente a sus vecinos inmediatos y no tanto.

Como se puede ver en la fotografía, el lugar que fuera liberado para que escurran las aguas, sobre el cauce del arroyo Viraguay, está reconstruido, obstruyendo claramente las aguas del río Gualeguay, que se aprecian mucho más altas que el nivel del campo.

Esta diferencia de agua provocó, a principios de esta semana, que el agua invadiera más rápidamente las tierras circundantes y entorpeció, con costos importantes, la evacuación de bienes personales y productivos de los vecinos.

Igualmente, en la mañana de hoy, el nivel sobrepasó el terraplén y comenzó a ingresar dentro de La Calera, pero ya era tarde para quienes ya estaban inundados desde el lunes.

Gualeguay21