"La mentira y la verdad, no pueden vivir en paz", dice José Miguez Iñarra en su perfil de Facebook antes de defender a su familia de una falsa información que daña el honor de su padre, el reconocido médico forense local, el Dr. Jorge Miguez Iñarra. La misma, que fue publicada por una mujer en esa misma red social, fue replicada en el diario local, pero nadie se rectifica ni pide las disculpas del caso.

En representación de su familia, José  recordó que, días atrás, apareció en la tapa de El Debate Pregón una nota donde se daba a conocer la historia de vida de Miriam Edith Grometbauer, relatada en su perfil de la red social, sobre su búsqueda de identidad biológica.

Luego de valorar sensiblemente la situación atravesada por esta mujer, José señala la mentira en sus publicaciones, las cuales se propagaron en las redes señalando al Dr. Jorge Alberto Gaspar Miguez Iñarra, el reconocido médico local, como su médico entregador al nacer y autor del delito de robo de identidad.

Tal es la difusión que alcanzó la publicación que fue replicada por el diario local, validando, de algún modo, su contenido, y consolidando lo que José llamó "una suerte de escrache y linchamiento digital.

Frente a esta situación, José relata que se comunicó personalmente con la mujer, quien le envió por WhatsApp el acta de nacimiento donde, supuestamente, figuraba el nombre de Jorge Alberto Gaspar Miguez Iñarra como el profesional interviniente.

Según se puede apreciar en esa documentación, también compartida en Facebook, el firmante no es su padre, sino un Dr. Jorge G. Miguez, quien, luego de una rápida investigación desde la computadora, resultó ser el Dr. Jorge Germán Miguez, con Matrícula Nacional N° 08197, de Capital Federal. Nada que ver con el Dr. Miguez "escrachado".

Ante esa situación, cuenta José que se le solicitó a la mujer que se retracte y se disculpe por los mismos medios que había hecho la publicación acusando falsamente a su padre, pero, lejos de disculparse, lo derivó con su abogado, el propio titular del Registro Único de la Verdad de Entre Ríos, Marcelo Boeykens.

El abogado reconoció que lo sucedido era producto de un error  pero que la mujer no se encontraba en condiciones emocionales, ni mentales, pero si pudo borrar las publicaciones sin retractarse ni disculparse.

Seguramente indignado, y dolido, José adelantó que ésto se resolverá la justicia, ya que iniciarán las acciones civiles y penales que correspondan, no solo contra la autora de la publicación, sino, también, contra quienes realizaron comentarios injuriosos, a la vez que consideró una falta de profesionalismo y mediocridad lo del diario, el cual les ofreció el derecho a réplica, pero no se disculpó.

Por último, luego de exponer lo sufrido por el ligero "error" cometido por un desconocido, José recomienda a quienes utilizan las redes, sabiamente, no replicar información que no puede aseverarse que es cierta, mucho menos si estas agravian a terceros inocentes, ya que pueden estar incurriendo en hecho que dan origen a acciones civiles y penales.

Gualeguay21