En horas del mediodía de hoy viernes, el titular del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia, Gabriel Leconte, vino a Gualeguay para reunirse con la Comisión Directiva del Hogar de Niñas Gregoria Pérez de Denis para establecer las condiciones de continuidad del mismo.

Participaron también de este encuentro, por parte del Copnaf, Yamila Camps, directora del mismo y Vanina Intelesano, responsable local, mientras que, por parte del Hogar, estuvieron su presidenta, Elvira Díaz, acompañada por Juan Carlos Haiek y Nerina Atum, miembros de la CD. También participó de esta reunión el Senador Departamental Francisco Morchio.

En diálogo con el legislador al término del encuentro, éste informó que resultó una reunión interesante y, más que nada, positiva, en la cual la autoridad provincial en infancia y adolescencia puso sobre la mesa una propuesta de trabajo de acá para adelante.

"A partir de esto, el Hogar deberá evaluar, como alternativas de continuidad, su funcionamiento como centro de día, como hogar de tránsito, o como residencia de egreso, pero, en todos los casos, la autoridad técnica estará exclusivamente en las manos del Copnaf", explicó Morchio.

Respecto del futuro, el Senador consideró que es prerrogativa exclusiva del Hogar decidir como continuar, pero que se baraja la posibilidad de que los directivos del Hogar visiten otras residencias de la provincia para interiorizarse en su operación, a la vez que se evaluarán los mejoramientos necesarios en infraestructura para adecuar el Hogar a cualquiera de las alternativas.

Por último, Morchio confió que, de aquí en más, seguramente las relaciones marcharán por los carriles correctos, a la vez que, por su parte, se puso a disposición para colaborar en todo lo que fuera necesario.

Previo a la reunión, en diálogo con Gualeguay21, Leconte aclaró que en 2010, a partir de la Ley 9.861, en la provincia, se creó el Copnaf, y los hogares que entonces operaban bajo el viejo concepto de patronato, fueron incorporados al moderno sistema de protección de derechos a través de convenios, donde la autoridad técnica es el Copnaf, mientras que las instituciones intermedias aportan su voluntarismo.

De igual modo, consultado sobre la preocupación de la comunidad sobre la continuidad o no del Hogar, el funcionario recomendó que, en el nuevo contexto, preocuparse y ocuparse más por la realidad social de la infancia y de la adolescencia antes de que lleguen deban ser extraídas de sus familias e internadas en residencias que no son su lugar natural.

Lamentablemente, al cabo de la reunión, no pudo disponer de unos minutos para darnos sus apreciaciones del encuentro celebrado.

Por último, por parte de las autoridades del Hogar, Elvira Díaz, señaló que la "reestructuración" propuesta por el Copnaf nones algo a tratar a la ligera, sino que "será debidamente evaluada por la Comisión Directiva con la seriedad que se merece", y que estarían dispuestos a viajar a Paraná a conocer las instituciones mencionadas.

En este sentido, Díaz reconoció que se trata de un desafío importante para la institución, el cual significa mucho trabajo por delante, el cual será cumplido con la responsabilidad que merece.

Más allá de todas estas declaraciones, lo cierto es que el Copnaf vino e impuso las reglas del juego, así como también es cierto que el Hogar de Niñas ya no será tal para lo cual fuera fundado, a la vez que no se pudo saber si cualquiera de las alternativas futuras ocupará el mismo personal.

Pero todo esto no es culpa del concepto de patronato, sino de quienes no supieron adaptar ese valioso concepto de patronato a la protección de derechos, como si lo lograron en otras ciudades de la provincia. Una cuestión de trabajo y compromiso que Gualeguay no pudo alcanzar, pero que tiene una nueva oportunidad.

Norman Robson para Gualeguay21