El antiguo puente ferroviario sobre el río Gualeguay, emblemática postal de la región, se encuentra cada vez más deteriorado, al punto de estar en riesgo de derrumbe, lo cual significaría, después del derrumbe del viejo Puente Pellegrini, otra pérdida de identidad histórica para la sociedad gualeya.

Como se puede apreciar en las imágenes, tanto los pilares de acero como las torres de concreto han sido afectadas por el impacto de las corrientes, la suciedad que éstas traen, y el absoluto abandono de un Estado irresponsable e indiferente a estas cuestiones.

En febrero de 2018, Gualeguay21 se hizo eco del reclamo de los vecinos en cuanto al estado del puente en la nota titulada Alertan sobre el estado del puente de Paso de AlonsoEn aquella nota se advertía sobre la fractura en una de las columnas y las inclinaciones en la vigas, las cuales ya comprometían la integridad del viejo puente, a las cuales hoy se suman más fracturas y más inclinaciones, haciendo inminente su desmoronamiento.

Por último, en febrero de este año, Gualeguay21 insistió en alertar sobre la situación en la nota Peligra el puente de Paso de Alonso, advirtiendo que esa obra, con más de 130 años de historia, mostraba claros signos de rotura, debido a más de un cuarto de siglo de abandono.

 Por último, cabe recordar que dicha obra, comenzada a construir en 1886 para el paso de ferrocarril El Entrerriano, está construida con toneladas de hierro y sostenido sobre pilares del mismo metal y concreto enterrados profundo en el lecho del río. Esa estructura enterrada,  por los cambios naturales que sufrió el curso del río, por su propio peso, y por la fuerza de las sucesivas crecientes, fue quedando liberada en su base, sufriendo las consecuencias de los movimientos, y debilitando así toda la estructura.

Gualeguay21