Ya es un hecho que la Comisión Directiva del Hogar de Niñas prefirió cerrar su residencia antes que adecuarse a las políticas provinciales de niñez y adolescencia, y, para disimular esa decisión, con la complicidad del Intendente Federico Bogdan, ahora politizan el hecho y culpan de todo al Copnaf.

Hace un mes atrás, Gabriel Leconte, titular del Copnaf, visitó en persona Gualeguay y se reunió con la Comisión Directiva del Hogar de Niñas para establecer las condiciones de trabajo para un nuevo convenio, ya que el actual vence el mes próximo. En ese sentido, el organismo estatal le propuso a la entidad tres formas de continuidad, y, a los efectos de poder evaluar cuál les parecía la más conveniente, se puso a su disposición para evaluar diferentes residencias en Paraná.

Según se pudo saber, dos miembros de la CD visitaron residencias en la capital provincial pero no los habría "conformado" la forma de trabajo del Copnaf, y, como tampoco les interesó armar un proyecto de trabajo adecuado, como se les sugirió, decidieron no renovar el convenio con el mismo, y así se lo informaron al personal propio, adelantándoles que se quedarían sin su trabajo a partir de agosto.

Si bien la diputada Paola Rubattino aseguró públicamente que el personal no perdería su empleo, lo cierto es que, al no renovarse el convenio, esa residencia deja de operar como residencia socioeducativa, la entidad deja de percibir los fondos asignados como tal, y las promotoras contratadas dejan de tener tareas que cumplir, mientras que aquellas empleadas del Copnaf serán destinadas a otro lugar.

Frente a esta situación, las trabajadoras del Hogar desenpolvaron el cartel que habían preparado para aquella visita de Leconte, y que la lluvia les impidió usar, y lo desplegaron en el frente de la entidad en un desesperado intento de llamar la atención de la sociedad y rescatar la valiosa tarea que realizaban.

Ahora bien, las autoridades del Hogar, en lugar de reconocer públicamente que fue decisión de ellos el cierre del Hogar, prefirieron, vaya uno a saber porqué, hacerle creer a la sociedad gualeya que la institución es una víctima inocente del Copnaf, sumando en esta campaña de mentiras al propio Intendente de la ciudad, Federico Bogdan.

Tal es así que Bogdan, en uno de sus estados de las redes sociales, con total desconocimiento, explicó: "El copnaf decidió cerrar el hogar de niñas de Gualeguay, la institución Gregoria Pérez de Denis hace 38 años que viene trabajando con mucho compromiso atendiendo a niñas hasta los 18 años, que por cosas del destino no tuvieron la familia que cualquier ser humano se merece, esta institución le tendió las manos para recibirlas y brindarle el amor y el cariño no recibían, lamentablemente, Gabriel Leconte director del Copnaf decidió intempestivamente sin consenso, sin escuchar s nadie, sin corazón, decidió que el hogar de niñas de Gualeguay cierre las puertas a 13 niñas de diferente ciudades de Entre Ríos que encontraron contención en esta institución, 13 almas rodarán quien sabe por donde buscando lo que Gabriel Leconte le quitó, la insensibilidad de algunos políticos una vez más se pone de manifiesto". (Transcripción textual)

De este modo, al no elaborar, ni presentar un proyecto al Copnaf para continuar prestando algún servicio a la adolescencia vulnerable desde esa residencia, y así llegar a un convenio, quedó a la vista la intensión de las autoridades de cerrar el Hogar, voluntad varias veces manifestada en el pasado.

Cabe resaltar la ignorancia que caracteriza a los políticos y autoridades del Hogar (Bogdan, Rubattino, Haiek, Aimar, Díaz), que creen que pueden hacer lo que quieren con la residencia, y alojar en la misma a los menores que ellos quieran, cuando la ley 9861 es bien explícita al respecto.

Es lamentable que ninguno de los que deciden sobre el destino de tan importante entidad, desconozcan el contenido de la ley 9.861, o bien lo olviden convenientemente para sostener sus caprichos. Solo dos artículos sintetizan la responsabilidad del Copnaf y la desubicación de quienes se creen dueños del Hogar y lo llevan a su cierre.

En su artículo 25, la Ley 9.861 establece que "el Consejo Provincial del Niño, el adolescente y la Familia, COPNAF, será la máxima autoridad provincial administrativa de protección de los derechos y garantías que se reconocen en esta Ley, en el marco del objeto y fines que la misma determina y conforme los principios y organización que establece la resolución orgánica del Consejo Provincial del Menor Nº 210/04", a la vez que determina que, en tal carácter, "será parte necesaria en toda medida, intervención o actuación extrajudicial vinculada a la protección de los derechos de los niños y adolescentes".

Del mismo modo, en el artículo 51, la ley establece que "el COPNAF tendrá a su cargo el dictado de la reglamentación general para el funcionamiento de TODOS los Servicios de Protección de Derechos en el ámbito de toda la Provincia, con sujeción a los principios establecidos en la presente Ley". Más claro, imposible.

De esta manera, en agosto próximo se terminará todo: vencerá el convenio vigente entre el Hogar de Niñas Gregoria Pérez de Denis y el Copnaf; esa residencia socioeducativa dejará de funcionar como tal; las internadas serán todas relocalizadas; sus empleadas se quedarán sin trabajo; sus autoridades habrán logrado su cometido; y la actitud de Bogdan pasará a ser solo otra de sus anécdotas.

Norman Robson para Gualeguay21