Días pasados, en ocasión de conocerse el caso positivo de la mamá de un bebé en Pediatría, desde el Hospital San Antonio se conoció el aislamiento, sin toma de muestras, de 7 enfermeras y 4 mucamas, pero de ninguna médica o médico. Anoche se conoció el resultado positivo de una médica y una enfermera. ¿Cuál es el criterio de información? 

Vale recordar que la joven mamá ingresó al Hospital el pasado miercoles 5, y, desde entonces, hasta el domingo 9, sin manifestar síntoma alguno, estuvo en contacto con profesionales y trabajadores de ese nosocomio.  Al conocerse el caso, en conferencia de prensa, las autoridades sanitarias informaron que se habían aislado al personal que tuvo contacto estrecho con esa mamá: siete enfermeras y cuatro mucamas, ningún profesional médico.

Ayer martes 11, se supo que dos trabajadores de la salud, que habían estado en contacto estrecho con esta paciente, dieron positivo: curiosamente, una enfermera y una médica.

En otras palabras, después de cuatro días en contacto estrecho con el personal hospitalario, se informa que aislaron enfermeras y mucamas, pero ningún médico o médica, y, días más tarde, surgen resultados positivos y otros negativos que trascendieron ¿Cuál es, si la hay, la política de estudios?, ¿Mentir?

Del mismo modo, si es que escondieron la situación y le realizaron estudios a enfermeros y médicos, quienes ya conocen su situación... ¿Cuál es la razón por la cual las cuatro mucamas permanecen aisladas, dos en el nosocomio y dos en sus casas, sin realizarles los estudios correspondientes? ¿Alguien se imagina el estrés que sufre una persona que es sospechosa por haber tenido contacto estrecho y debe sufrir 14 días de aislamiento?

Si bien éstas preguntas pueden tener alguna explicación lógica y razonable,  no caben dudas de que la manipulación de la información por parte de las autoridades a cargo deja mucho que desear. Mientras la Organización Mundial de la Salud se pronunció en favor de un manejo responsable de la información, con el periodismo como aliado estratégico, por estos pagos se hace todo lo contrario.

En cualquier lado del mundo, y en cualquiera de sus formas, la mentira tiene patas cortas.

Norman Robson para Gualeguay21