Recién hoy los medios locales pudieron tomar conocimiento de que, en el mediodía de ayer miércoles, luego de las investigaciones correspondientes, se dio con un domicilio del barrio Rocamora donde una familia desarrollaba la producción y la posible comercialización de marihuana. En el allanamiento se secuestraron plantas, hojas secas y elementos de fraccionamiento, a la vez que se identificó a integrantes, uno de ellos docente. No se realizaron detenciones.

De acuerdo a lo informado a los medios provinciales ayer por la tarde, el allanamiento realizado fue ordenado por uno de los Juzgados de Garantía locales y arrojó resultado positivo, ya que se encontraron en la vivienda, en un primer momento, dos bolsas de nylon con 276 gramos de cannabis, 4 "porros", cigarrillos, ya armados, y elementos utilizados para la producción de éstos últimos.

Al avanzar en la requisa de la casa, en el fondo se encontraron 4 plantas de frondosas dimensiones, cuya altura alcanzaba los 2,50 metros. Luego del operativo, el deshoje de estas plantas arrojó más de seis kilos de hoja, los cuales, luego del secado, significarían una buena cantidad de "fasos" o cigarrillos.

Respecto de la familia involucrada, se pudo saber que se trataba de una docente de 42 años, su concubino, una menor hija de ambos, y el padre del hombre, quienes fueron correctamente identificados y puestos a disposición de la Justicia, pero sin quedar detenidos.

Por último, cabe ser destacado que, para la Justicia, la tenencia de plantas, material seco para "armar", o fasos armados, sin importar las cantidades, no es prueba de que exista comercialización o menudeo, ya que puede ser para consumo personal. En este caso en particular, esa sería la razón por la cual no resultaron detenidos los allanados, mientras que las plantas fueron secuestradas como parte de la investigación.

Gualeguay21