Un decreto del pasado miércoles 3 de marzo, pero comunicado a los locales recién el viernes a última hora, atendiendo una mejora en el escenario sanitario local, extiende el horario para la vida nocturna del fin de semana hasta la hora 2, pero, insólitamente, prohíbe los shows en vivo después de la hora 0 respondiendo al reclamo de unos vecinos. El mismo también establece un régimen de ocupación de mesas imposible de aplicar.

El decreto 221/21 del Poder Ejecutivo local, en su artículo 1, establece para los locales gastronómicos, mientras se mantenga la mejora de las condiciones sanitarias, un límite de ocupación a una mesa con 8 personas cada 2 metros cuadrados, sin superar las 100 personas, para los locales al aire libre, y, para los locales cerrados, el mismo límite de una mesa con 8 personas cada 2 metros cuadrados, pero sin superar el 50 porciento de la capacidad de cada uno. Para el caso de locales al aire libre, el decreto establece una distancia entre mesas de "2 metros cuadrados".

En el mismo artículo, compartiendo los argumentos de la situación sanitaria del decreto, establece que los shows en vivo, en sus distintas expresiones, podrán llevarse a cabo hasta las 0 horas.

Por otro lado, el artículo 2 del mismo decreto establece los horarios permitidos para la circulación de personas en un todo de acuerdo con lo establecido en el decreto provincial 184 del pasado 1 de marzo. El mismo restringe, desde ese mismo día, la circulación entre las horas 1 y 6 de lunes a jueves, y entre las horas 2 y 6 de viernes a domingo.

Comunicación tardía

La comunicación de dicho decreto a los locales gastronómicos se realizó, inexplicablemente, recién el viernes a última hora, cuando las contrataciones de los shows previstos ya estaba realizada contemplando que, por lo menos, el horario sería hasta la hora 1, tal como se venía haciendo.

Argumento oficial

Según trascendió entre los gastronómicos,  a la consulta sobre cuál era la razón de prohibir los shows en vivo a las 0 horas, la cual nada tiene que ver con la situación sanitaria que habilita las restricciones, las autoridades señalaron que la medida es para evitar ruidos molestos, ya que habría quejas de algunos vecinos.

Lo extraño es que la norma no restringe el volumen del sonido, y sí se permite en ese mismo horario la reproducción de música grabada, a la vez que afecta, incluso, a aquellos que no tienen vecinos.

Régimen inaplicable

De un sencillo cálculo matemático surge que la distribución de mesas a 1 de 8 personas en dos metros cuadrados y a dos metros una de la otra es físicamente imposible. Para ubicar a 8 personas en una mesa, la misma debe ser, por lo menos, de 1,80 metros por 0,60 metros, mientras que, con las sillas, ocuparía un espacio total de 2,80 metros por 1,60 metros, lo que significa una ocupación de 4,50 metros cuadrados.

No se cumplen clausuras

Por último, a lo largo de los últimos fines de semana, se ha procedido a labrar sendas actas de clausura a locales gastronómicos por incumplimiento de las normas vigentes en el marco de la presente crisis sanitaria, pero las mismas están trabadas en el juzgado de faltas, beneficiando abiertamente a los contraventores.

Gualeguay21