Como turistas o como excursionistas, 4,2 millones de argentinos recorrieron el país el pasado fin de semana de Semana Santa, de los cuales, solo el jueves, 85 mil ingresaron a Entre Ríos, casi alcanzando los 4, 7 millones del 2019. Esta vez, el interés general, en todo el país, fue el turismo rural y los circuitos al aire libre con paisajes y abundante naturaleza. Prudentes en sus gastos, eligieron destinos cercanos, viajaron en familia o entre amigos, cumplieron los protocolos, y gastaron unos 14 mil millones de pesos en los 4 días. Gualeguay sintió lo suyo.

Según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, CAME, después de un año de pandemia, en la Argentina, Semana Santa recuperó su brillo con millones de turistas propios visitando más de 100 de sus destinos. Los números muestran que, entre los 1,9 millones de turistas, imperó una estadía media de 3 días y un gasto diario per cápita de 2 mil pesos, lo cual dejó un ingreso total de 11.400 millones de pesos, mientras que entre los 2,3 millones de excursionistas, habrían gastafo un promedio 1.150 pesos cada uno, sumando un total de $2.666 millones.

De acuerdo a la informacion de la entidad, con la situación sanitaria y económica en contra, alentaron las salidas el buen tiempo, la fecha sobre principio de mes, y los precios accesibles. Del mismo modo, CAME señala que también incidió un temor a que se vuelvan a cerrar las ciudades frente a la segunda ola del covid y no se pueda viajar luego por varios meses. Los viajeros repetían la frase: "viajar antes que se corten de nuevo los permisos", dice CAME, a la vez que apunta que eso se notó en la cantidad de visitantes que eligieron lugares donde puedan a la vez reencontrarse con familiares, algo se sintió particularmente en Gualeguay, donde fue importante la visita familiar y, en segundo término, de amigos.

En Entre Ríos, el Túnel Subfluvial y Brazo Largo fueron los dos pasos con mayor cantidad de ingresos, haciendo que la provincia tuviera ocupación casi completa, tanto de hoteles, como de cabañas y apartamentos. Los destinos con parques termales y playas trabajaron a pleno, con miles de turistas, pero también excursionistas que se acercaron a pasar el día. Las termas más requeridas fueron las de Federación, Villa Elisa, Gualeguaychú, y Concepción del Uruguay, todas con ocupación plena.

Como los visitantes buscaron, además, recorrer lugares históricos, almacenes de campo, y la naturaleza, el turismo rural fue muy bueno, especialmente para los que buscaron alejarse de las multitudes para minimizar riesgos de contagio, y las actividades al aire libre también fueron otro gran atractivo, destacándose excursiones de senderismo, turismo rural, paseos náuticos o pesca entre otros. En Gualeguay, la fecha de Wakeboard en el reservorio del Parque Quintana y Costanera tuvo un imponente marco de gente.

A los efectos de la comparación, cabe recordar que el último fin de semana santo fue en 2019, con 2,1 millones de turistas y 2,6 millones de excursionistas, lo que significa que esta vez se estuvo cerca de recuperar los valores pre-pandemia, siendo los destinos más elegidos los de la Costa, Córdoba, Iguazú, Salta, Tucumán, Mendoza y Entre Ríos. Del mismo modo, vale señalar que, a diferencia de otras épocas, este año, el argentino se quedó a vacacionar en su país y hubo muy poco turismo internacional por el cierre de fronteras.

Por último, es preciso destacar, de acuerdo a CAME, el posicionamiento del sector de naturaleza en el mercado interno  ya que los polos enmarcados por ambientes naturales fueron los que tuvieron una mejor afluencia de visitantes, lo cual alentó, según la entidad, la oferta informal de servicios en desmedro de la formal, ocasionando importantes perjuicios a los prestadores legales que soportaron las desventuras de casi un año sin turismo. 

Gualeguay21