Familias vecinas del Segundo Cuartel han detectado que algunos de sus integrantes, especialmente los más pequeños, pero también mayores, han sido afectados por descomposturas gastrointestinales, algunas agudas, y señalan como posible origen de esta situación los problemas entre la red de agua corriente y la de cloacas. De ese modo, al tiempo que circulan los testimonios, recuerdan que en 2018 les pasó lo mismo, y crece la preocupación. 

En el día de ayer martes, más de media docena mamás de esa zona, que viven hacia el lado del Hospital San Antonio, señalaron a Gualeguay21 que, desde la semana pasada, están tomando conocimiento de que hay un número preocupante de criaturas, y adultos también, con "diarrea y vomitos". De acuerdo a sus testimonios, las características de esta situación les hacen recordar a las vecinas aquel episodio sufrido en 2018, ya que se encuentran con que los síntomas son muy similares y los más afectados también son los más chicos.

Al mismo tiempo, a raíz de que la zona tiene conocidos problemas estructurales con su red de cloacas, los cuales se han hecho evidentes en algunos puntos del barrio, y que, la semana pasada, hubo algunas roturas en la red de agua corriente, como un caño en calle Libertad y Quirós, los vecinos temen que se trate de otro caso de contaminación de la red pública.

Frente a esto, vecinas señalaron que algunos casos fueron atendidos por médicos, quienes recomendaron dieta y agua mineral en los más leves y tratamientos más complejos en algunos mayores. Más allá de esto, la inquietud común entre los vecinos es si la Municipalidad está al tanto de esta situación.

Gualeguay21