Imprimir

La semana pasada, el centro de equinoterapia El Cobijo inauguró su casa nueva, su primera sede, gracias a un comodato con la Sociedad Rural Gualeguay, entidad que la apadrina desde su nacimiento, allá por julio de 2016. Este proyecto sin fines de lucro, que creció en el predio de la entidad ruralista con el voluntarioso esfuerzo de muchos para darle un valioso tiempo y espacio, con el caballo como protagonista, a personas discapacitadas, y, así, mejorar su calidad de vida, consolidó así su importante rol social.

Este servicio que ofrecen sábado a sábado en las instalaciones del Priner Distrito ha crecido continuamente desde sus principios, y, si bien la pandemia obligó a suspenderlo, ya retomaron la rutina docenas de niños. Cabe señalar que es una operación de importantes dimensiones, llevada adelante por desinteresados voluntarios, que no solo involucra el cuidado y mantenimiento de los tres caballos, sino, también, la atención personalizada a cada uno de los visitantes.

"Bien temprano, cada sábado, comienzan los aprontes. Que los caballos, que la chata, que el carrilín, que el veterinario, que los gurises, que los juegos, que… De ese modo, los chicos pueden experimentar texturas, temperaturas y latidos al ritmo del andar Uri y Chicholina. Intiman con ellos. Los sienten. De a poquito van liberando sus cuerpos al paso de los caballos, siempre guiados por la calidez del grupo. Conforme pasa el rato se puede comprobar como la terapia impacta en ellos emocional y físicamente", contó Gualeguay21, en 2017.

En la actualidad, gracias al comodato con la Sociedad Rural, tomaron posesión de una visita dentro del mismo predio de esa entidad, y, con la colaboración de empresas como Inprocil, Pesaro, Madersa y Salentein, entre otras, se completó la obra para acondicionar el lugar, el cual se presentó en sociedad la semana pasada. Y las sonrisas volvieron, en los beneficiarios de este momento, y en quienes lo brindan denodadamente desde hace años. Sin lugar a dudas, se extrañaban unos a otros.

De este modo, el centro de equinoterapia ahora cuenta, además de los tres caballos y las cuatro monturas especiales para cada caso, con espacios para compartir, jugar o descansar, con baños propios, con una completa cocina, y un hermoso patio y galería donde los papás podrán compartir lindos momentos.

Gualeguay21