Unos 10 días atrás, el Jefe de la Comisaría del Sexto Distrito del Departamento Gualeguay, donde en un terreno contiguo se instaló hace unos años el depósito de vehículos secuestrados por la Justicia, y el cual está bajo la custodia de ese destacamento policial, detectó faltantes entre los bienes allí guardados. Comunicado el hecho a la Jefatura de Gualeguay, se realizó la denuncia pertinente en los Tribunales locales, y se iniciaron las diligencias investigativas del caso. Según se pudo saber, las cámaras ubicadas en el predio registraron la presencia de dos sujetos retirando partes de motos y de autos, quienes luego fueron identificadas como miembros de la fuerza.

Todo comenzó el jueves de la semana anterior, cuando el Comisario Principal a cargo de la Comisaría del Sexto Distrito, en el Departamento Gualeguay, detecta irregularidades en el depósito judicial bajo su responsabilidad. A partir de ese momento, ese Jefe realiza unas primeras investigaciones y comprueba unas conductas sospechosas de su personal. Frente a eso, pone en conocimiento a Jefatura Gualeguay de lo ocurrido y personal de ésta lleva adelante nuevas diligencias que permiten corroborar, en detalle, las inconductas.

Cabe señalar que el predio de la Justicia es un lote de unas dos hectáreas, con cerco perimetral y cámaras de seguridad, ubicado contiguo a la Comisaría, donde debe haber, aproximadamente, unas 200 motos, medio centenar de autos, e infinidad de bicicletas. Este predio, que funciona allí desde hace unos dos años, está bajo la custodia de esa Comisaría, mientras que los bienes allí guardados llegaron con oficio judicial, ya que son producto de secuestros realizados en distintas causas penales.

Según se supo, en los videos de vigilancia se pudieron observar las tareas de desarme y arme de distintas unidades, extrayendo partes de las mismas, a la vez que se identificó a un oficial y a un suboficial afectados a esa Comisaría. Con estos elementos, la Jefatura realizó la denuncia correspondiente en Fiscalía y el fiscal a cargo libro distintos oficios que permitieron interceptar el retiro de la comisaria de unos repuestos y juntar más material probatorio.

De este modo, a la denuncia penal, con los resultados obtenidos en las diligencias realizadas, se sumaron los sumarios administrativos a los dos efectivos, y todo quedó en manos de la Justicia, mientras los dos imputados quedaron separados de sus cargos hasta que se defina su situación.

Por último, desde Jefatura Central fueron bien claras las órdenes en cuanto al destino de estos efectivos de comprobarse el ilicito: darlos de baja de la fuerza inmediatamente, ya que la plana mayor no quiere "ese tipo de gente" dentro de la institución policial, ya que ensucia y avergüenza a toda la fuerza. "O estamos de un lado, o estamos del otro", habría concluido un alto Jefe.

Norman Robson para Gualeguay21