Imprimir

La realidad actual del Sindicato de la Carne raya lo escandaloso. La entidad, de ejemplar desempeño en lo gremial y social, hoy es víctima de desmedidas luchas internas entre los mismos dirigentes de la conducción actual, enfrentamiento que solo afecta a sus trabajadores. Sin lugar a dudas, en este escenario es muy difícil discernir cuáles son las verdades y mentiras del conflicto, ya que juegan el interés en el botín que significa la caja de este gremio, enriquecido por sus últimas gestiones, y el trauma sufrido por el incendio de Soychú. Más allá de cualquier parcialismo, hay 10 hechos que pueden guiar al lector a comprender cual es el problema actual del gremio.

Para comprender la verdadera situación que hoy atraviesa el Sindicato de la Carne es preciso apartar la paja del trigo, poniendo de un lado los hechos concretos e indiscutibles que llevaron a esta situación, y, del otro lado, aquellas visiones parciales y subjetivas. En este afán, a continuación se enuncian diez aspectos a tener en cuenta para discernir qué es lo que está pasando en el Sindicato.

1. En los últimos años, a partir de las gestiones de Brugna y Díaz, la entidad tuvo un crecimiento patrimonial extraordinario y sin precedentes, especialmente en término de terrenos. Hoy, el Sindicato cuenta con 17 hectáreas para ser loteadas para viviendas y para construir un complejo deportivo, millonarios proyectos que deberán llevar a cabo las próximas gestiones con fondos de Provincia y Nación.

2. Frente a una nueva elección, este año, y tal cual lo exigen las normas que debe seguir la institución, el Sindicato, reunido en asamblea, llamó a elecciones y designó los integrantes de la Junta Electoral. Ésta, integrada por afiliados elegidos por los mismos a ese efecto, es la encargada de velar por la legalidad del proceso y por las garantías de los postulantes y de los afiliados.

3. En respuesta al llamado a elecciones, esta vez se presentaron cuatro listas, una encabezada por el actual secretario general, mientras que otros miembros de la conducción actual encabezaron o acompañaron las otras propuestas.

4. Al recibir las listas, y sus avales, la Junta Electoral impugnó una por no cumplir con el cupo femenino, y no pudo hacer lo propio con otra de las listas porque, a raíz de esa impugnación, todo terminó en escándalo, con un dirigente golpeado y la intervención de la policía.

5. Esa misma noche, alrededor de las 22 horas, dos dirigentes fueron registrados por las cámaras se seguridad ingresando a las oficinas del Sindicato y llevándose documentación, mientras que, a la mañana siguiente, los integrantes de la Junta Electoral se encontraron con que toda la documentación del proceso eleccionario había desaparecido.

6. La desaparición de los documentos del proceso eleccionario obligó a la Junta Electoral, integrada por afiliados elegidos con el voto de todos, a posponer las elecciones hasta nuevo aviso.

7. Frente a esta situación, los candidatos opositores al Secretario General, que integran con él la Comisión Directiva actual, se reunieron y suspendieron a éste, por supuestas irregularidades.

8. A partir de la suspensión del Secretario General, la cual es por 30 días, corre un plazo durante el cual se debe celebrar una asamblea para definir la situación sobre el mismo, la cual aún no fue llamada.

9. Días pasados, cuando al Secretario General, que no tiene prohibida la entrada al Sindicato, le fue impedido el ingreso por miembros de la Comisión Directiva, se generó otro escándalo con presencia policial.

10. Durante la suspensión del Secretario General, los dirigentes al frente manejan los recursos de la entidad, mientras que ya trascendieron deudas que dejaron de pagarse.

Por lo tanto, sin ánimo parcialista alguno, surge de estos diez hechos que se trata de un conflicto interno radicalizado, con dos grupos bien definidos, que solo podrá ser resuelto con la intervención y decisión de los trabajadores afiliados reunidos en asamblea. Cuánto más rápido se concrete esa asamblea, y se resuelva la situación, más preservados estarán el Sindicato y sus afiliados de los altos costos que todo ésto le está ocasionando.

En este sentido, ayer miércoles tuvo lugar una conciliación entre las partes para retomar pacíficamente el proceso eleccionario, en la cual se habría acordado volver a una sana convivencia en beneficio de los afiliados.

Norman Robson para Gualeguay21