Se instalaron celdas fotovoltaicas en los departamentos Federal, Feliciano, Gualeguay, Islas y Victoria, y se continúa trabajando. El secretario de Energía, Raúl Arroyo, destacó el avance del programa que “busca mejorar la calidad de vida de las personas”.

En el marco del programa de Energías Renovables para el Mercado Rural (Permer), una iniciativa del gobierno nacional apoyada por el Estado provincial, se instalaron celdas fotovoltaicas en viviendas rurales ubicadas en los departamentos Federal, Feliciano, Gualeguay, Islas y Victoria, y se continúa trabajando para llegar a las 850 que les corresponden a Entre Ríos. Se trata de una alternativa para familias que, por carecer de energía eléctrica, utilizaban velas o kerosén.

El secretario de Energía, Raúl Arroyo, destacó el avance del programa que “busca mejorar la calidad de vida de las personas y que permite que la población rural permanezca en sus lugares”.

Además, dijo que esa iniciativa se implementó “en forma conjunta entre los gobiernos nacional y provincial, como una política de Estado que intenta fomentar el arraigo de los campesinos y que el campo sea un lugar habitable y confortable” y luego señaló que tratan “de dar una respuesta a uno de los problemas principales que nos plantean los presidentes de juntas de gobierno, como es la necesidad de energía”.

Por su parte, el coordinador de Energías Alternativas y Eficiencia Energética, Alberto Alcain, precisó que “ya se procedió a instalar 434 paneles fotovoltaicos en viviendas rurales para usuarios residenciales de los departamento Victoria, Gualeguay, Feliciano, Federal e Islas” y acotó que se trata de “una pantalla solar de 120 watios, con batería, instalación eléctrica interna, panel fotovoltaico y cinco luminarias”.

“La entrega es en comodato y en esta primera etapa el mantenimiento queda a cargo de Enersa, con un costo para el usuario de alrededor de 15 pesos mensuales, porque lo subsidia la provincia”, precisó el funcionario de la Secretaría de Energía.

Finalmente, Alcain mencionó que ese servicio permite a los pobladores rurales reducir gastos, puesto que mensualmente destinaban entre 100 y 120 pesos a velas y kerosén, y además les mejora la calidad de vida.

La Calle