Desde el lunes 7 de noviembre hasta el 8 de diciembre la parroquia San Antonio celebrará el Mes de María.

Este año, para las personas que quieran comulgar diariamente y que no pueden asistir a la misa vespertina por razones de horario, se realizará todos los días en el templo parroquial, a las 7.30 de la mañana, una Celebración de la Palabra con distribución de la Eucaristía.

 

Además, de lunes a viernes, la misa vespertina de las 20.00 hs. se celebrará en el altar lateral del crucero izquierdo, dedicado a La Inmaculada. Media hora antes de la misa se rezará el Santo Rosario. Allí habrá también una urna para depositar intenciones y pedidos a la Virgen.

Desde el 29 de noviembre se realizará la Novena en honor a la Virgen, con misas diarias, a las 7.30 hs. en el Taller La Inmaculada.

Este año, la parroquia propone a sus fieles poder comulgar diariamente y para ello ha dispuesto la celebración matutina. San Francisco de Sales, en su “Introducción a la vida devota” habla de la comunión frecuente:

«Si les preguntan por qué comulgan tan a menudo, respondan que es para aprender a amar a Dios, para limpiarse de las propias imperfecciones, librarse de sus miserias y consolarse en sus quebrantos.

Dos clases de gente necesitan comulgar a menudo: los perfectos, porque no deben alejarse de Aquel que es fuente y manantial de su perfección, y los imperfectos, para que puedan aspirar a la perfección; los fuertes para no debilitarse y los débiles para fortalecerse; los enfermos para sanar y los sanos para no enfermar…

Y en cuanto a ti, imperfecto, débil y enfermo, debes comulgar frecuentemente para recibir a Aquél que es tu perfección, tu fuerza y tu médico.

Digan a los que les pregunten que comulgan a menudo para aprender a hacerlo bien, porque es imposible hacer algo bien si no se practica con mucha frecuencia.

Comulguen a menudo, lo más a menudo que puedan.  Créanme, si las liebres en las montañas se vuelven blancas en invierno de tanto ver la nieve, así ustedes también, de adorar y comer la misma hermosura, bondad y pureza en este divino Sacramento, llegarán a ser hermosura, bondad y pureza.»

Parroquia San Antonio