Imprimir

Son muchos los dilemas que se generan en relación con el aborto, pero “los debates fundamentalistas obnubilan la lente de los dirigentes y dejan atrasada a la provincia o nación”, subrayó a AIM el médico pediatra y presidente de la comisión de Salud de Diputados provincial, Darío Argain (PJ, Villaguay).

El mismo advirtió que el debate aborto dicotómico si se debe practicar o no, “nos impidió que se pueda avanzar en la problemática”. Asimismo, apuntó que “estamos teniendo un abandono del Estado ante aquellas mujeres que necesitan un apoyo para no tener la cantidad de estadísticas nefastas que existen actualmente”.

 

 

 

En diálogo con esta Agencia, Argain manifestó que “por esa eterna y desgastante postura mal-bien, blanco-negro, se impidió en avance en la problemática que generan esas prácticas, como por ejemplo, el embarazo infantil o adolescente, la mortalidad y morbilidad materna”. En ese sentido, aseveró a AIM  que “los debates fundamentalistas obnubilan la lente de los dirigentes y dejan atrasada a la provincia o nación”.

De ese modo, “es necesario que se preste atención y se trabaje en torno a la problemática que rodea al aborto;  hay muchas cuestiones sociales y sanitarias que no se encaran porque el debate sobre el aborto lo frena”.

Así, “muchas veces el político no se anima a debatir por miedo a ser estigmatizado”; entonces “estamos teniendo un abandono del Estado ante aquellas mujeres que necesitan un apoyo para no tener la cantidad de estadísticas nefastas que existen actualmente”.

Dato a nivel nacional

Luego de 20 años de silencios y debates frustrados, la comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados de Argentina firmó un dictamen histórico de mayoría a un proyecto que establece la legalidad del aborto hasta la semana 12 de gestación.

Sin embargo, la propuesta quedó con seis firmas, a dos de las ocho que exigía como mínimo la habilitación del dictamen.

El proyecto de la legisladora oficialista Cecilia Merchan, deberá ser analizado por las comisiones de Familia y Salud antes de llegar al recinto del Congreso.

La diputada del Frente Progresista, Victoria Donda, dijo que “se dio un paso histórico” y recordó que “una mujer cada dos días muere por una interrupción voluntaria clandestina, son mujeres jóvenes y pobres. La verdad que queremos más educación sexual para que esto no pase, pero tampoco queremos seguir lamentando la muerte de mujeres”.

El médico genetista, Carlos Serrizuela, señaló que llegó “el momento de incluir al aborto en las políticas públicas”, y señaló que “si vamos a darle a esto una jerarquía de salud pública o si vamos lo a mantener en la clandestinidad, este me parece que es el debate que tienen los legisladores, acá no es cuestión de decir si el aborto está bien o está mal”.

Los opositores sostienen que “no queremos la legalización del aborto porque el aborto es matar a un niño y destruye a cualquier mujer”.

Los partidarios dicen que “tiene que ver con nuestro derecho a decidir, pero también porque no queremos ni una mujer muerta mas por abortos clandestinos”.

Sondeos públicos señalan que el 80 por ciento de los argentinos está a favor del aborto cuando se trate de una violación o esté en peligro la salud de la madre.

Según el ministerio de Salud, en Argentina se practican 500 mil abortos clandestinos por año y por estas prácticas, 80 mil mujeres terminan hospitalizadas graves y 100 de ellas mueren.

AIM Digital